Skip to main content

Durante un mes, mi casa ha sido un hogar inteligente: así es vivir con Alexa como compañera de piso

Alexa casa

19/10/2019 - 08:00 | Actualizado 21/10/2019

¿Convertir tu casa en un hogar inteligente es sencillo?¿Y barato? Todo el mundo tiene dudas al respecto del hogar 2.0. En este reportaje veremos qué necesitamos para adaptar una casa a las nuevas tecnologías y que Alexa se convierta en el núcleo de una red de dispositivos conectados que nos harán la vida más sencilla.

La Smart Home se ha convertido en uno de los temas preferidos en la actualidad tecnológica. Los medios especializados están salpicados de noticias relacionadas con las casas inteligentes, con los altavoces con asistentes virtuales y el amplio abanico de dispositivos conectados para controlar nuestro hogar a distancia o con la voz. Pero, ¿realmente es tan sencillo convertir nuestro hogar en una casa inteligente?

Esta es la pregunta a la que me he enfrentado en las últimas semanas: si con tres sencillos dispositivos sería fácil empezar a crear un hogar conectado. Para ello he elegido un pequeño equipo de dispositivos conectados: un altavoz inteligente, una bombilla y un enchufe conectados a la red Wi-Fi. 

Con estos tres aparatos puede parecer que no voy a llegar muy lejos, pero precisamente ese es el reto: que con una inversión inicial muy limitada, el asistente virtual y los dispositivos sean capaces de ofrecerme una gran variedad de opciones para hacer mi día más sencillo. A continuación voy a contarte mi experiencia. 

Resumen del reportaje

Alexa como centro de nuestra casa inteligente

El primer paso consiste en elegir el asistente virtual que se va a convertir en el centro de la Smart Home. Las grandes compañías tecnológicas que ofrecen este servicio ya empiezan a contar con una amplia lista de marcas con las que colaboran para ser compatibles con la mayoría de dispositivos que podamos añadir en nuestra casa. Según el asistente que elijamos, deberemos ajustarnos a esos dispositivos compatibles

En mi caso me he decantado por Alexa, el asistente virtual de Amazon. ¿El motivo? Alexa cuenta con más de 10.000 habilidades y es uno de los asistentes más compatible del mercado con dispositivos de terceros, por lo que puede ser la mejor elección para convertirlo en el núcleo de nuestro hogar inteligente.

Alexa casa

No obstante, a pesar de su amplia compatibilidad, nos hemos encontrado con una serie de inconvenientes que iremos desgranando a lo largo de este reportaje. Uno de los problemas de compatibilidad lo he encontrado con el televisor, o más bien con el dispositivo que conecta mi televisor con internet. En casa tengo un Google Chromecast que no es compatible con Alexa, por lo que no he podido pedirle que me pusiera una película o serie de Netflix en la tele. Para poder llevar a cabo esta acción, había tenido que optar por un FireTV Stick para sustituir a mi Chromecast, lo que hubiera supuesto un desembolso inesperado.

A la vista de estos inconvenientes, por eso te recomiendo que, antes de lanzarte a configurar tu Smart Home, primero te pares detenidamente a pensar cuál es el asistente que vas a elegir si ya cuentas con algún dispositivo en casa o empiezas desde cero. 

Alexa casa

Una casa inteligente actual consiste básicamente en tener gran parte de los electrodomésticos de la casa como luces, televisión, cafetera, persianas, calefacción, y así un sin fin de aparatos, que estarían conectados por la red Wi-Fi a nuestro móvil desde donde los controlaríamos, o también en un altavoz que incluya un asistente virtual.  

Por otro lado, no sería necesario contar con un altavoz inteligente para poder usar Alexa y comenzar nuestra casa inteligente. Podemos darle comandos de voz a la aplicación del móvil, aunque no es tan cómodo que con un altavoz. Es necesario abrir la aplicación para que Alexa nos escuche, mientras que el altavoz está siempre pendiente por si le llamamos.  

¿Qué necesitamos? Empezamos por un sencillo grupo de dispositivos

A pesar de haber elegido a Alexa como asistente, no hemos optado por un altavoz de la familia Amazon. En vez de colocar un altavoz Echo como centro de nuestro nuevo hogar inteligente, hemos elegido un altavoz de la compañía Energy Sistem con Alexa en su interior.

De esta manera hemos podido comprobar que la elección de una marca distinta no complica la experiencia de uso, mientras contemos con dispositivos compatibles con Alexa todo irá sobre ruedas.

Alexa casa

El Energy Smart Speaker 5 Home es una torre de buen tamaño y diseño sencillo que debe estar siempre conectado y es compatible con Alexa, Spotify Connect, Airplay y directamente con el móvil por bluetooth y WI-Fi. Tiene un precio de 80 euros en Amazon y podemos usarlo tanto con móviles Android como con un iPhone y enlazarlo con algún otro altavoz que haya en la habitación para crear un sonido estéreo.

Casa inteligente con Alexa

Configurar este altavoz es sencillo. Sólo necesitamos instalar la aplicación Energy Multiroom Wi-Fi en nuestro móvil y seguir las instrucciones para poder conectarlo con la red WiFi de casa. Después deberemos instalar la app Amazon Alexa que nos pedirá una cuenta de Amazon para poder utilizar los servicios de la compañía y darle órdenes a su asistente virtual. 

Alexa casa

Acompañando este altavoz hemos instalado otros dispositivos conectados para ir creando los primeros núcleos de la que debería ser una amplia red que formaría nuestra casa inteligente. Una bombilla y un enchufe inteligente nos han permitido jugar con las distintas herramientas que nos ofrece Alexa. 

Casa inteligente con Alexa

La bombilla es la Kasa Filament Smart Bulb de la compañía TP-Link que ofrece la opción de regular la intensidad de la luz desde el móvil o con Alexa, (también es compatible con Google Assistant) y contamos con una serie de métricas para saber el consumo que estamos haciendo con ella. Este producto cuesta 19 euros.

Alexa casa

Por último está el enchufe inteligente, el SP22 de Teckin que aproximadamente nos ofrece unas funciones muy parecidas a la bombilla. Cualquier aparato que conectemos a este enchufe lo podremos activar y desactivar a distancia, programar para que se active a unas horas determinadas y controlar el gasto que realizamos. Nosotros sólo hemos contado con uno, pero puedes conseguir un par por 25 euros, lo que te dará mucho más juego. 

Casa inteligente con Alexa

Con este sencillo equipo de tres o cuatro dispositivos ya tenemos una buena base para empezar a experimentar con las distintas opciones que nos ofrece Alexa, pero primero vamos a ver si es sencillo instalarlo todo.

Configurar nuestra casa inteligente sólo nos llevará unos minutos

Ahora que ya tenemos todos nuestros dispositivos, el siguiente paso consiste en configurar nuestra Smart Home. Para ello, primero debemos instalar en nuestro móvil distintas aplicaciones de cada marca y configurar los dispositivos siguiendo las instrucciones que estas nos dan. Una vez hecho esto, ya estamos listos para enlazar Alexa con cada uno de los dispositivos seleccionados.

Alexa casa

Una vez descargada la aplicación de Amazon Alexa, ésta nos pedirá que ingresemos el correo y contraseña de nuestra cuenta de Amazon y le demos los permisos pertinentes para poder usar nuestros datos y ofrecer un servicio personalizado. 

Si has decidido instalar un altavoz inteligente con Alexa como nosotros, lo más probable es que la propia aplicación de este altavoz te pida la cuenta de Amazon para activar Alexa en su interior e inmediatamente la aplicación de Alexa agregará este altavoz en su lista de dispositivos conectados.

Alexa casa

Ya tenemos Alexa lista en el móvil y en el altavoz, faltan los demás productos. Alexa permite rastrear dispositivos conectados que estén cerca, aunque también te da la opción de agregarlo de manera manual indicando el modelo o la marca como puedes ver en las capturas. 

Para ello, a través de la aplicación de Alexa podremos conectar con la marca del dispositivo y darle permiso para que dé nuestros datos a Amazon, de esta manera podrá controlar el dispositivo a distancia e incluirlo en las rutinas.

Casa inteligente con Alexa

Pero antes de eso debes haber descargado la aplicación de cada marca como la de TP-Link para la bombilla y haber registrado tu conexión Wi-Fi y enlazado el dispositivo con el móvil con alguna cuenta de correo. Este proceso suele ser sencillo ya que las aplicaciones y los distintos fabricantes van indicando los pasos a seguir. 

Una vez puedas controlar, apagar o encender la bombilla desde su propia aplicación, vincularla con Alexa es pan comido. Entras en la app de Alexa y, si ella no te ha indicado que ya ha encontrado la bombilla por si sola, puedes acceder a la opción de "Añadir un dispositivo" en el menú desplegable de la izquierda. 

Como ya he mencionado antes, puedes escoger por marca o tipo de producto. Si es la primera vez que incluyes en tu casa un dispositivo de una marca en concreto, Alexa te pedirá permiso para conectar con la compañía en cuestión y solicitarle el control de ese dispositivo

Casa inteligente con Alexa

Deberás indicar el correo y contraseña con la que has registrado esa bombilla o enchufe dentro de su aplicación e inmediatamente ambos estarán comunicándose y podrás pedirle por voz a Alexa que apague la luz o encienda la lechera. 

Este es uno de los inconvenientes de tener una casa inteligente. Al margen de todos los beneficios que aporta, tener que contar con las aplicaciones de cada uno de los dispositivos que tenemos repartidos por la casa, más la aplicación de Alexa se hace un poco pesado. 

Casa inteligente con Alexa

La única solución sería comprar todos los productos de una misma marca que suelen ser compatibles con una sola aplicación, pero se pierde la posibilidad de elegir el que mejor precio tenga en cada momento. 

Aún así he de reconocer que la instalación y configuración ha sido rápida y sencilla, sin ningún inconveniente, por lo que no nos restará mucho tiempo. Un vez configurado uno, el resto suele seguir las mismas pautas a pesar de ser de marcas diferentes, lo que hace que el proceso acabe siendo bastante mecánico.

Integrar Alexa en tu día a día: rutinas y skills para todos los gustos

Ahora que ya está lista la configuración de todos los dispositivos, a continuación ya podemos empezar a usarlo e ir creando skills propios y rutinas para hacer nuestro día a día más fluido. Todo esto se realiza desde la aplicación de Alexa en la cual tenemos todas las herramientas, no sólo para configurar los aparatos, sino para crear rutinas, recordatorios o alarmas

Estas son las principales herramientas que diferencian un altavoz con conexión WiFi de uno que cuenta con un asistente virtual. Yo he optado, por ejemplo, por crear una rutina para las mañanas.

Alexa casa

En ella he establecido una alarma para despertarme con música; que mientras me doy una ducha se conecte la lechera para que al salir del baño pueda prepararme el café, la pena es que en casa somos unos fanáticos de las cafeteras italianas clásicas y eso no se puede conectar aún a Alexa. Y después escucho las noticias en la radio mientras me preparo para empezar a trabajar. 

Casa inteligente con Alexa

Así, podemos crear un sin fin de variantes, para por la noche cuando nos vamos a costar y pedirle a Alexa que apague las luces, desenchufe ciertos aparatos o nos recuerde la agenda del día siguiente y la hora a la que tenemos puesta a alarma, por ejemplo. 

Otra opción es crear una rutina para que al decirle que estamos leyendo, active la luz de la lámpara que está conectada al enchufe inteligente, ponga una lista de música que no nos distraiga de la lectura y active el Modo no molestar durante ese rato.

Además de las rutinas, otro de los puntos fuertes de estos altavoces son las skills. Simplificándolo mucho, las skills serían como las aplicaciones que instalamos en el móvil, hay mil tipos y con ellas podemos acceder a casi todos los servicios de distintas web y empresas. 

Casa inteligente con Alexa

Por poner un ejemplo que lo aclare mejor, si tenemos un programa de radio preferido o usamos alguna aplicación para aprender a meditar, podemos activarlos con una skills. Buscar recetas, cuentos para dormir a los más pequeños, tutoriales de ejercicio con entrenadores, se puede encontrar de todo en la sección de skills e, incluso crear las nuestras personalizadas.

Básicamente es una forma de encontrar comandos que nos ayuden a pedirle a Alexa un gran número de actividades. Repasando la sección de las skills en la aplicación veremos todas las cosas que le podemos pedir a Alexa y cómo es necesario formular el comando para que nos entienda. 

No es que sea complicado comunicarse con este asistente, entiende bastante bien lo que se le dice. Sin embargo, es necesario formular la frase correctamente para que la skills se active. Yo, por ejemplo, pediría "Alexa, ponme la radio en directo", pero no funciona. En su lugar debes decir "Alexa pide a Cadena SER radio en directo", mientras que para oír Radio 3 hay que decir "Alexa abre Radio Tres". 

Puede ser un caos al principio, con el tiempo los asistentes aceptarán todo tipo de frases para conseguir un mismo objetivo, pero por el momento debemos ajustarnos a los comandos que nos ofrece la aplicación. 

Yo durante estos días me he aficionado a escuchar distintos programas de radio, un breve resumen de las noticias en distintas cadenas y buscar alguna receta para que Alexa me la dictara mientras yo intento fingir que se me da bien la cocina. 

Casa inteligente con Alexa

Otras skills interesantes son las de juegos, tanto para los que vivan solos como para jugar en familia. Puedes jugar con Alexa a verdadero o falso y aprender sobre temas de cultura general; volverte un experto con el trivial sobre el Sistema Solar o practicar tus habilidades en la skills de Escape Room.

Infinitas opciones y dispositivos

Todo esto está prácticamente automatizado o se puede conseguir con un simple comando de voz. Esta es la facilidad que ofrecen los hogares inteligentes, automatizar y completar funciones que antes eran sencillas pero que había que realizarlas de manera manual. 

Alexa casa

Es cierto que encender una lámpara o conectar la cafetera tampoco son acciones tan complicadas como para necesitar la ayuda de la inteligencia artificial, pero de eso se trata, de deshacernos de funciones sencillas para tener más tiempo para otras tareas más complejas

Además de encender la cafetera por las mañanas mientras nosotros estamos vistiéndonos, podemos regular la intensidad de la luz mientras leemos en el salón por la tarde, bajar el volumen de la música sin tener que movernos del sofá, aunque también podemos irnos más lejos. 

Alexa casa

Éstas son las funciones más sencillas que hemos conseguido con los tres dispositivos que hemos elegido para iniciar nuestra casa inteligente, sin embargo en el mercado podemos encontrar una gran variedad de aparatos para otros usos. 

Un ejemplo sería reforzar la seguridad del hogar colocando un sensor de movimiento y una cámara de vigilancia en una zona estratégica, la puerta o el salón. Al detectar movimiento, la cámara de activaría y nos enviaría una mensaje al teléfono móvil para que consultemos las imágenes de forma remota en el móvil y alertemos a la policía en caso de que haya algún peligro.

También podemos contar con un termostato inteligente conectado a la caldera y a la calefacción para que cuando estemos volviendo de la oficina empiecen a funcionar y nos encontremos la casa a una temperatura óptima. Por no hablar de que estos sistemas suelen ayudar a ahorrar en gasto al controlar la temperatura de la casa. O crear conjuntos de iluminación y controlar el brillo, encendido y apagado por voz.

Se puede controlar con estos sistemas desde los aspersores del jardín, las persianas, luces, televisor, electrodomésticos, etc. Y contar con análisis completos del gasto de electricidad y agua que realizamos habitualmente. Además, por supuesto, de utilizar el asistente virtual como un pequeño ayudante que nos recuerde la agenda, las noticias del día, la lista de la compra o nos ayude a comprar por internet.

Invertir en una casa cada vez más automatizada

Después de casi un mes con Alexa en casa, llega la hora de la verdad, ¿merece la pena la inversión? Sí, pero con condiciones. 

Los altavoces inteligentes en general ya dan bastante juego con la gran variedad de funciones y dispositivos que hay creados para hacer más automática nuestra casa y Alexa es uno de los mejores. Esto hace que sí merezca la pena invertir algo de dinero e ir construyendo poco a poco nuestro propio ecosistema conectado acorde a nuestras necesidades y gustos.

Alexa casa

Además están diseñados para que su uso sea lo más sencillo posible. Es cierto que hace falta algo de curiosidad para averiguar todas las posibilidades que estos sistemas ofrecen y no quedarnos con las funciones más básicas. Es decir, que para amortizar al máximo la inversión debes dedicarle algo de tiempo y bucear con ganas entre todas las opciones que ofrece

Pero la clave está en saber qué es lo que quieres de tu casa inteligente, vigilar con sumo cuidado que todos los dispositivos que traes a casa sean compatibles con el asistente que has elegido para ser el núcleo y poco a poco ir ampliando esa red de aparatos conectados.

Si quieres un sencillo altavoz con el asistente, o si prefieres invertir en un altavoz más potente para contar también con una buena calidad de sonido y escuchar música o conectarlo con la televisión. Estás son algunas de las principales preguntas que debes hacerte, antes de empezar este proceso.

Puede que algunas de las funciones que ofrece no te interesen, es posible que no le pidas nunca a Alexa que te cuente un chiste, pero te aseguro que cuando encuentras esas funciones y rutinas que de verdad se adaptan a tus gustos y tu día a día, te será muy difícil volver a atrás y renunciar a ellas.

Ver ahora: