Skip to main content

¿Qué es RuNET y en qué consiste?

18/01/2020 - 10:00

Países como Rusia se han propuesto acabar con el internet global tal y como lo conocemos hoy en día. Quieren tener el control absoluto de sus conexiones y aislarse del resto de países. ¿Sabéis qué es RuNET y en qué consiste? Os lo contamos.

Internet es una red global, internacional, un punto de encuentro de todos los seres humanos del planeta. Sólo es necesario tener conexión a la red para conocer a una persona y tener noticias del otro punto del planeta. Pero este gran mundo digital que tenemos en común podría tener los días contados. 

Ya sabemos que las conexiones internacionales y el hecho de que todos dependemos los unos de los otros no les gusta a algunos gobiernos. Países como Rusia se han propuesto dinamitar el Internet Global y crear el suyo propio. Su internet personal, controlado y desconectado del resto de naciones, eso es RuNet. Un proyecto impulsado por el gobierno de Vladimir Putin. 

RuNET va viento en popa, pues Rusia ya ha realizado su primera desconexión con el resto del internet global. Hay muy poca información al respecto, porque se trata de un proyecto de alto secreto. Pero desde el Ejecutivo aseguran que la primera desconexión ha sido un éxito y sus ciudadano no se han dado ni cuenta. De eso se trata, los habitantes de Rusia podrán seguir usando internet sin notar que ahora este servicio está plenamente controlado por su gobierno y sin posibilidad de comunicarse con el resto de la humanidad.

Esta idea es similar al gran cortafuegos de China, esa gran muralla digital con la que el partido comunista controla los servicios y contenidos a los que pueden tener acceso sus ciudadanos.  La diferencia radica en que cuando China lo implantó todavía eran muy pocos los habitantes que usaban internet, mientras que ahora en Rusia se calcula que existen más de 98 millones de rusos con acceso a Internet, un 67% de la población. 

La desconexión no consiste sólo en presionar un botón, Putin ha tenido que invertir en sus propios servidores donde guardar toda la información de su internet, para no depender de los grandes centros de datos de Europa y Estados Unidos. También debe crear sus propios servicios, si no quiere que los rusos echen de menos las aplicaciones, webs y buscadores como el de Google. 

Para ello, por ejemplo, está creando su propia Wikipedia, y en el futuro pretenden limitar el software extranjero y bloquear todos los dispositivos que no usen un sistema operativo creado en Rusia. Todo esto supondrá para el país un esfuerzo que superará los 31 millones de dólares.

Ellos alegan que es por motivos de seguridad, para protegerse de una posible guerra virtual y que cuando les ataquen otros países con un malware, puedan cerrar los accesos a su red y no dejar pasar el virus. Parecido a un bunker virtual. Pero no son los únicos que aspiran a tener un control total de las conexiones y contenidos de sus ciudadanos. 

Países como China y la República Democrática del Congo también han establecido su propia versión de estas desconexiones. Incluso Irán se desconectó completamente de internet el pasado noviembre para luchar contra las protestas en todo el país.

Si esta tendencia continúa, el internet que nos mantenía conectados a casi todos los seres humanos del planeta dejará de existir y volveremos a estar aislados dentro de nuestras respectivas fronteras únicamente informados por los datos que nuestro Gobierno quiera que veamos.