Huawei G8, primeras impresiones del nuevo gama media

Huawei ha decidido tirar la casa por la ventana en esta IFA 2015. Como sorpresa, la compañía china decidió finalizar su presentación con el Huawei G8, un phablet de gama media con unas especificaciones bastante potentes.

De primeras, el equipo se presenta como el phablet de nueva generación más económico de la firma. Por lo que, a simple vista, se convierte en una muy buena opción para aquellos que quieran un terminal de pantalla grande al que le vayan a dar un uso moderado. 

Su pantalla es de 5,5 pulgadas con resolución Full HD (1.920x1.080 píxeles) y cuenta con una ligera curvatura, lo que nos permitirá ver los contenidos a una calidad más que aceptable. Su exterior es metálico, y consigue optimizar al máximo los bordes del dispositivo, por lo que resulta muy compacto. 

Huawei G8, características y precio

La sensación al tacto es bastante agradable y, nuestra primera impresión del Huawei G8, es que parece bastante resistente

Pero, ¿Y su interior? El procesador que incorpora es un Qualcomm Snapdragon 615 de ocho núcleos con GPU Adreno, un chip que ha dado buenos resultados en otros dispositivos de gama media.

En la versión más económica del terminal, su memoria interna es de 16 GB y su RAM es de 2 GB. Sin embargo, llega hasta 3 GB y 32 GB si optamos por la versión premium. En los dos casos se puede ampliar su capacidad mediante una microSD de hasta 64 GB.

Su cámara principal es de 13 megapíxeles y cuenta con estabilizador óptico. Por su parte, la frontal es de 5 megapíxeles. Viene con lector de huellas Fingerprint Sense 2.0 y es Dual SIM con Dual 3G LTE.

La batería es de 3.000 mAh, por lo que suponemos que la autonomía del equipo será de un día, aproximadamente. 

El dispositivo estará disponible durante este mes de septiembre en gris, blanco o dorado por un precio de 399 euros, un coste que nos parece bastante competitivo para el tipo de especificaciones que ofrece.

En general nuestras primeras impresiones del Huawei G8 son bastante positivas: buena cámara, diseño atractivo y pantalla grande. ¿Se le puede pedir más a un gama media?