Las zapatillas del futuro cargarán tu móvil mientras andas

Las zapatillas del futuro cargarán tu móvil mientras andas

Pavegen, una startup con sede en Reino Unido dedicada a la fabricación de un pavimento que genera electricidad aprovechando la energía de los pasos de las personas, quiere integrar su tecnología en las zapatillas del futuro con la intención de que podamos cargar la batería del teléfono móvil mientras caminamos.

La tecnología que ha desarrollado esta compañía tiene la capacidad de obtener electricidad gracias a un sistema de compresión que permite que las baldosas retengan parte de la energía que se produce cuando una persona pisa el suelo.

La electricidad generada se almacena dentro de baterías que están integradas dentro de cada baldosín y se puede utilizar para el alumbrado público o los sistemas de publicidad digital, entre otras aplicaciones.

En la actualidad ya hay más de 100 instalaciones que cuentan con esta tecnología, como una terminal del aeropuerto de Heathrow en Londres o un estado de fútbol en Río de Janeiro. En el siguiente vídeo puedes ver cómo funciona.

Ahora, el inventor de este sistema para generar electricidad, Laurence Kemball-Cook, quiere ir un paso más allá e integrar esta tecnología en el interior del calzado, con la finalidad de que podamos aprovechar la energía que producimos al andar para cargar la batería del smartphone, de los wearables o de otros dispositivos electrónicos que llevemos encima.

“La fuente de energía sería de fácil acceso para el usuario”, explica Kemball-Cook. “Podrías ir al trabajo andando y cargar el móvil de camino en lugar de esperar hasta llegar a casa, y los corredores podrían cargar sus reproductores de música sobre la marcha”, asegura el inventor.

Zapatos de tinta electrónica: el calzado del futuro

Pavegen ya se ha puesto en contacto con importantes fabricantes de zapatillas deportivas, entre ellos Nike y Reebok, para estudiar las posibilidades de integración de la tecnología en el calzado. Kemball-Cook cree que, además, el sistema permitiría monitorizar los pasos de forma inalámbrica sin necesidad de utilizar una pulsera cuantificadora o un reloj inteligente.

El principal reto para integrar el sistema en las zapatillas consiste en reducir el tamaño de los componentes necesarios para generar, almacenar y transferir la energía, así como en conseguir que el producto final sea cómodo y cuente con un diseño atractivo.

[Fuente: MIT Technology Review]