Fotos colorizadas: el pasado cobra vida

Fotografías colorizadas: fotos en blanco y negro como hechas hoy.

Cuando, en los años 80, salieron a la luz las primeras películas coloreadas, levantaron ampollas entre los cinéfilos.

Y con razón.

Clásicos como Casablanca o El Halcón Maltés se mostraron burdamente colorizados con gruesos trazos y colores pésimamente elegidos, que destrozaban por completo las películas.

Treinta años después, las técnicas han avanzado mucho. La coloración digital y los efectos de luces y sombras más realistas permiten obtener fotos en blanco y negro colorizadas que no se diferencian de una foto real en color.

¿Quieres un ejemplo?

Joven de Baltimore (1938):

Foto colorizada

Desde un punto de vista artístico, colorear fotos en blanco y negro siempre generará una polémica eterna. Pero desde el punto de vista antropológico, devuelven a la vida personajes históricos que nos parecen ajenos y lejanos, porque el mundo real no es en blanco y negro, sino en color.

Este es Mark Twain, el famoso escritor de Las Aventuras de Tom Sawyer, en una foto de 1900. Tiene 113 años de antigüedad, pero parece que fue tomada ayer...

Mark Twain

Y qué decir de la hermosísima actriz Audrey Hepburn, en una foto de hace más de 50 años...:

Fotos colorizadas

O esta otra toma de unos arqueros japoneses que data de 1860. ¡Tiene más de 150 años!:

Foto colorizada

La colorización requiere talento artístico y mucha bibliografía para elegir correctamente los colores, especialmente si no hay referencias. Además las tonalidades, las luces y las sombras deben combinar dentro de todo el conjunto y, lo más importante: tienen que generar naturalidad.

Theodore Roosevelt, Presidente de Estados Unidos, hace más de un siglo:

Foto Colorizada

Accidente de coche, 1921:

Foto colorizada

Aprende a aplicar efectos a tus fotos en Instagram

La colección nos llega vía Huffinton Post, pero puedes ver muchas más fotos colorizadas en el álbum de Brinkman87, en imgur.

Aunque estés en contra de usar este tipo de técnicas que manipulan la realidad, resulta imposible negarles su realismo e impacto visual. Las personas parecen cobrar vida y, de repente, las vemos más cercanas a nosotros, aunque algunas fotos tengan casi 150 años de antigüedad.

Nos ayudan a comprender que el color y la luz influyen en nuestra percepción de la realidad mucho más de lo que imaginábamos. Aunque sean pura invención.