Los selfies disparan las operaciones de cirugía estética

La moda de los selfie aumenta las operaciones de cirugía plástica.

Los selfies, es decir, el autorretrato o autofoto con el móvil, están de moda.

Son la puerta de entrada a las redes sociales, especialmente para los jóvenes, que los usan en su perfil, pero también para relacionarse, para ligar, o para buscar trabajo.

¿No te gusta como quedas en los selfies? Si puedes permitírtelo, siempre puedes recurrir a la cirugía estética para retocar la nariz, reducir la papada o ponerte pelo.

Eso es lo que están haciendo muchas personas, según estadísticas de la AAFPRS, la Academia Americana de Cirugía Plástica y Reconstructiva. Esta asociación asegura que 1 de cada 3 cirujanos han experimentado un aumento de operaciones y retoques faciales por culpa de los selfies, debido a  que "los pacientes se preocupan más por su aspecto en las redes sociales".

Es importante recalcar que no se trata de una encuesta. Hablamos de datos estadísticos con los motivos expresados por los propios pacientes.

Según el informe de dicha asociación, en 2013 las operaciones de nariz aumentaron un 10%, las de transplante de pelo un 7%, y las de ojeras y arrugas en los ojos, un 6%.

El 58% de las clínicas de la asociación notaron un incremento de cirugía o inyectables en personas con más de 30 años.

Los selfies aumentan operaciones de cirugía estética. Foto: Daily Mail

Apple estrena una sección de selfies en su App Store

El 81% de los pacientes de operaciones de cirugía plástica facial que se llevaron a cabo en Estados Unidos el año pasado fueron mujeres, según la AAFPRS. Ellas buscan refinar el contorno y los ojos, y reducir la nariz.

Por el contrario, los hombres optan por quitarse arrugas de los ojos, y por los transplantes de pelo.

"Redes sociales como Instagram o Snapchat y apps de selfies, que se basan únicamente en la imagen, fuerzan a los pacientes a poner su propio rostro bajo el microscopio, y en algunos casos son más autocríticos que nunca", asegura Edward Farrior, presidente de la AAFPRS.

Pero muchas de las operaciones plásticas faciales, especialmente en jóvenes, no están motivadas por los selfies. Tienen otra razón de peso: el bullying, es decir, el acoso o las burlas que muchos niños y adolescentes sufren en las redes sociales por parte de sus compañeros de clase y conocidos.

Entre todos los adolescentes que aseguraron operarse por cuestiones relacionadas con el acoso, el 69% reconocieron que lo hacían porque habían sufrido bullying, y el 31%, para prevenirlo.

Son datos que demuestran cómo las redes sociales, especialmente aquellas que se basan en nuestra imagen, nos hacen esclavos de nuestra apariencia, hasta el punto de que nos sentimos obligados a cambiarla para evitar las burlas o sentirnos más seguros.

[Fuente: Digital Trends]