La inteligencia artificial de Google logra cifrar mensajes

Machine Learning de Google

¿Hasta dónde llegará la Inteligencia Artificial en el futuro? No lo sabemos. De momento, tiene sus limitaciones, aunque las supera poco a poco cada día. Hoy por hoy, una de las más avanzadas es la de Google, una inteligencia artificial en forma de cerebro robótico llamado Google Brain, que ahora ha aprendido a cifrar sus mensajes.

Lo ha hecho sin ayuda humana, basándose en un mecanismo de ensayo y error que ha necesitado de 15.000 ensayos para funcionar correctamente. La inteligencia artificial de Google ha interactuado entre varias de sus redes neuronales artificiales, logrando crear un sistema de cifrado muy básico.

Es un logro de la robótica y el aprendizaje mecánico, también conocido como machine learning. Que la inteligencia artificial sea capaz de crear un cifrado y ocultar sus mensajes es un hito, algo nunca conseguido hasta ahora.

No es el primer logro de Google Brain, que ya consiguió componer una sintonía, justo antes de demostrar su carácter poniéndose violento. Son avances a pequeña escala que aún no desvelan qué depara las posibilidades futuras de este software.

Nueve razones por las que Google cambiará el mundo

Google utiliza ahora mismo tres redes neuronales, bautizadas como Bob, Alice y Eve. A cada uno de ellos se les asignó un trabajo: Alice tenía que cifrar un mensaje y enviárselo a Bob, que a su vez tenía que descifrarlo usando el código común. La tarea de Eve era intentar interceptar el mensaje sin permiso de los otros dos.

La comunicación funcionó a la perfección, aunque ni mucho menos lo hizo a la primera. Eve no fue capaz de descifrar nada y el mensaje se mantuvo privado, al menos en cuanto a redes neuronales artificiales se refiere. Los humanos del equipo de Google sí que lograron leerlo, demostrando que a la inteligencia artificial aún le queda mucho para crear un cifrado tan complejo como los más avanzados de los que disponemos.

Apps y servicios de Google que no sabías que existían

La pregunta lógica que surge tras este experimento es: ¿podrá la Inteligencia Artificial ocultar sus intenciones a los humanos en el futuro? Es una cuestión sin respuesta. Si tuviera una, sería igualmente comprometida, especialmente para todos aquellos que temen la rebelión de las máquinas.

[Fuente: New Scientist]