Iniciar Windows 8.1 directamente en el escritorio

Aquellos usuarios que, con Windows 8 echaron de menos ver el escritorio tradicional nada más iniciar el sistema, pueden lograrlo ahora en Windows 8.1. Con esta versión puedes configurar el sistema para acceder al escritorio nada más iniciar sesión, sin pasar primero por la pantalla Inicio de iconos.

Escritorio Windows 8.1
Dificultad:
baja
Tiempo:
5 minutos

1: Desde la pantalla Inicio al escritorio de Windows 8.1

Con el lanzamiento de Windows 8, y nada más arrancar el sistema, quedaba claro el propósito de cambio de Microsoft con la nueva interfaz Modern UI. Así, al iniciar sesión, se muestra una colorida pantalla de mosaicos (iconos) que daba acceso a las distintas herramientas y aplicaciones del sistema. El escritorio tiene asignado su propio icono, en el que hay que pulsar para acceder a él. Como ves, ya no se abre directamente el escritorio al iniciar el sistema, tal y como ocurría en versiones anteriores de este sistema operativo. Sin embargo, mediante el uso de herramientas externas, es posible lograr el acceso directo al escritorio (en este artículo práctico te explicamos cómo).

Sin embargo, en Windows 8.1, el proceso es ahora mucho más sencillo de llevar a cabo. Para empezar, nada más iniciar el sistema y, tras visualizar la pantalla Inicio, lo primero que hay que hacer es pulsar sobre el icono correspondiente al escritorio. En este caso es el que se encuentra en primer lugar, en la cuarta fila.

Pantalla inicio windows 8.1

Nada más pinchar en ese icono, accederás al escritorio de Windows 8.1. Su aspecto es muy similar al de versiones previas de este mismo sistema operativo.

Escritorio Windows 8.1

2: Configuración del escritorio

Una vez en el escritorio, lo único que debes hacer es pulsar una vez con el botón derecho del ratón en una zona libre de la barra de tareas inferior.

Barra de tareas

De este modo, en el menú contextual que obtendrás, podrás escoger con un click la entrada Propiedades y, a continuación, también la ficha Navegación. Aparecerá así una nueva ventana en pantalla en la que debes activar la casilla denominada como Al iniciar sesión o cerrar todas las aplicaciones de una pantalla, ir al escritorio en lugar de a Inicio.

Propiedades barra tareas

Por último, pulsa el botón Aceptar, presiona la tecla Windows para salir del escritorio y reinicia tu sistema. Comprueba que a partir de ese momento, al iniciarse Windows 8.1 lo que se abre directamente es el escritorio de Windows, sin pasar antes por la pantalla de Inicio de baldosas que se hizo tan popular con Windows 8.