Skip to main content

Black Shark 2, análisis y opinión

Análisis Black Shark 2

15/04/2019 - 10:30

Este es nuestro análisis del Black Shark 2, el nuevo móvil gaming que, siguiendo la filosofía de la compañía asiática, ofrece hardware puntero a un precio muy por debajo del de los competidores. Si buscáis un móvil que pueda sustituir a una consola, con potencia de sobra y que cumpla en el día a día, seguid leyendo nuestra opinión del Black Shark 2, ya que repasamos todas sus características.

Con la llegada del chip Snapdragon 855, el más potente de Qualcomm, estaba claro que habría fabricantes que no desaprovecharían la oportunidad de crear móviles gaming para presumir de potencia. Black Shark ha sido la primera en hacerlo, y ya tenemos entre nosotros el Black Shark 2.

Se trata de la segunda versión en menos de un año de su móvil gaming Black Shark, una marca separada, como Redmi o Pocophone, que monta lo último en hardware y que, además, aprende de las carencias que tuvo el dispositivo del año pasado.

En cuanto al rendimiento hay pocas dudas, pero en este análisis del Black Shark 2 lo que veremos es qué tal el Snapdragon 855 para jugar, por qué, además de por la potencia, es un móvil gaming y qué tiene que ofrecer este terminal de unos 550 euros en otros aspectos. Antes de nada, os dejamos con sus características técnicas:

   Black Shark 2
Dimensiones 163,61 x 75,01 x 8,77 mm
Peso 205 g
Tamaño de pantalla 6,39"
Tipo de panel SuperAMOLED a 60 Hz
Muestreo a 240 Hz
Resolución: 2.340 x 1.080, 403 ppp
HDR y 430 nits
Procesador Snapdragon 855
Memoria RAM 8 GB LPDDR4x
Almacenamiento 128 / 256 GB
Batería 4.000 mAh
Carga rápida Quick Charge 4.0
Bluetooth 5.0
WiFi a/b/g/n/ac 2x2 MU MIMO
Cámaras traseras 12 Mpx f/1.75
12 Mpx f/2.2
Cámara con IA
Cámara de selfies 20 Mpx f/2.2
Android 9.0

Diseño gaming que atrapa las miradas

El diseño es algo muy personal, que gusta más o menos dependiendo de los gustos. En un móvil gaming hay que hacer algunas concesiones, y Black Shark lo ha hecho bien en este sentido. Aluminio, policarbonato y cristal son los componentes de este móvil que cuenta con varios aspectos a tener en cuenta.

En el frontal, tenemos una pantalla de 6,39'' (crece significativamente respecto al primer Black Shark) con formato 19.5:9. No tenemos notch de ningún tipo, ni pantalla infinita, ya que tanto en la parte superior como en la barbilla tenemos altavoces estéreo. 

Análisis Black Shark 2

En la parte superior no tenemos absolutamente nada, y en la inferior contamos con la entrada USB Tipo-C para cargar el terminal, así como la ranura de la SIM. En el lateral derecho tenemos el botón de bloqueo/encendido y una pestaña que sirve para entrar en el modo juego (del que hablaremos más adelante). En el derecho, los botones de subir y bajar el volumen.

Análisis Black Shark 2

La parte trasera es la más interesante en lo que a diseño se refiere, gracias a esas líneas traseras de aspecto pulido que recorre el terminal, el módulo de doble cámara y una gran ''S'' en el centro que, además, está iluminada.

Hablando de iluminación, en los dos laterales también tenemos una barra RGB que se utiliza durante el juego y para señalizar notificaciones.

Análisis Black Shark 2

Como decíamos, el gusto por el diseño de un móvil es algo muy personal y, en este caso, creemos que aciertan. Logran destacar en el mercado sin llegar a ser demasiado llamativos, pero esos biseles verdes que recorren todo el terminal, tanto por el frontal como por la parte trasera, dan un punto de vistosidad interesante sin que el móvil llegue a ser ''hortera''.

Análisis Black Shark 2

Además, lo más importante es que a la hora de sujetar el móvil en formato panorámico es de lo más cómodo gracias a las esquinas redondeadas y su grosor. Sí, en una época en la que se busca en menor grosor posible, llega el Black Shark 2 con sus casi nueve milímetros y 205 gramos de peso, pero está justificado más allá de por la sensación de robustez.

Análisis Black Shark 2

Y es que, en el interior del dispositivo tenemos un sistema de refrigeración líquida, según Black Shark, que es parecido a lo que montan otros fabricantes. Es decir, se trata de una cámara de vapor que, entre la condensación y una gran placa de cobre, refrigera el dispositivo evitando que se caliente tras largas jornadas de juego intenso.

Análisis Black Shark 2

¡Ah! En la caja se incluye un adaptador de auriculares a USB Tipo-C y una funda de silicona con un acabado mejor que otras fundas incluidas en teléfonos chinos. Realmente, da la sensación de proteger bien las esquinas del terminal.

Análisis Black Shark 2

Pantalla AMOLED de Samsung con mucha tecnología detrás

A estas alturas, es sorprendente ver un móvil que cuenta con una pantalla con marco superior y barbilla, sin presencia alguna de notch. Esto es una decisión funcional más que estética ya que, como habéis visto, los altavoces están albergados en esos marcos, y es algo que agradecemos a la hora de coger el móvil para jugar.

El panel es AMOLED de 6,39 pulgadas firmado por Samsung con una configuración clásica de Black Shark: resolución de 2.340 por 1.080 píxeles con una relación de 319 píxeles por pulgada y una calibración excepcional para consumir contenido. Los colores están algo saturados, pero para ver películas y jugar a videojuegos, es algo que no molesta en absoluto.

Análisis Black Shark 2

Al ser un móvil gaming, esperamos tener una tasa de refresco elevada, pero lo cierto es que Black Shark ha decidido ser conservadora en este aspecto, con una pantalla de 60 Hz. Si bien se antojan escasos, hay muy pocos juegos que soporten más de 60 Hz actualmente y, de hecho, los más populares van a 30 y 60 Hz. Y una relación de aspecto 16:9 no estaría mal, ya que con la 19.5:9 se pierde información, como podéis ver en la imagen que os dejamos a continuación:

Análisis Black Shark 2

Lo que sí tiene es un muestreo de 240 Hz. Al igual que el iPhone XS, el muestreo de la pantalla es diferente al refresco de la misma. Es decir, no vemos la imagen a 240 frames por segundo, pero la pantalla sí se actualiza en segundo plano (por decirlo así), 240 veces por segundo para que las pulsaciones sobre la misma sean más precisas, y esto es algo que se nota en juegos de reacción rápida, como Fortnite o PUBG.

Análisis Black Shark 2

Además de este punto interesante, hay algo que también debemos mencionar. Se trata de la tecnología DC Dimming que ha implementado la marca. Es algo que ayuda a ahorrar batería y que, básicamente, consiste en un brillo más inteligente para evitar el parpadeo de la imagen con tasas de brillo inferiores al 100%, algo que termina provocando cansancio ocular.

Dicho esto, no es una pantalla top en el sentido más estricto del término. Y es que, aunque la calibración de color es buena (y tenemos tres modos de color entre los que elegir), vira a colores verdes cuando observamos la pantalla a unos 45º.

Análisis Black Shark 2

Además, aunque no es algo que moleste en absoluto, nos hemos dado cuenta de algo curioso en este análisis del Black Shark 2. Las esquinas de la pantalla están redondeadas, pero no es algo que consigan físicamente, sino por software, apagando píxeles que dan un efecto de ‘’diente de sierra’’ (jaggies, en inglés) que, bueno, no molesta, pero ahí está. Y es una decisión bastante extraña.

Black Shark 2

A nivel de brillo, podemos decir que los 430 nits de los que habla la compañía son correctos tanto en interior como en exterior, siendo un panel que se ve bien en cualquier situación y que cuenta con un ‘’empujón’’ HDR en juegos (que, simplemente, aumenta el contraste y mejora las zonas oscuras de la imagen).

Black Shark 2
Black Shark 2

En las fotografías, echaréis de menos el sensor de huellas. Black Shark lo ha integrado en la pantalla (no es ultrasónico) y los resultados son... cuestionables. El área de detección es muy concreta, y si pulsamos de una forma determinada, tras un segundo, el sistema responde bien.

Análisis Black Shark 2

Sin embargo, si vamos con prisa o pulsamos con el dedo ligeramente ladeado, suele dar error. Es un sistema cómodo, sobre todo si tenemos el móvil encima de la mesa, pero al que aún le queda un poco para ser tan preciso como un sensor de huella ''tradicional''.

Análisis Black Shark 2

Snapdragon 855 como corazón del equipo

En el interior del Black Shark 2 nos encontramos lo último de Qualcomm en lo que a SoC se refiere, el Snapdragon 855. Es uno de los procesadores más potentes, junto al Apple A12 y A12X, una  bestia capaz de ejecutar cualquier aplicación sin despeinarse.

Tiene ocho núcleos en un diseño tricluster de un núcleo a 2.84 GHz, tres a 2,4 GHz y otros cuatro a 1,8 GHz. La GPU es la Adreno 640 y este modelo llega acompañado de 8 GB de memoria RAM (aunque hay otro con  12 GB de memoria RAM).

A continuación, os dejamos el rendimiento del dispositivo en los test sintéticos:

  Black Shark 2 Asus ROG Phone Xiaomi Mi 9
Procesador Snapdragon 855 Snapdragon 845 (OC) Snapdragon 855
3D Mark
Sling Shot Extreme
OpenGL: 5.742
Vulkan: 4.990
OpenGL: 4.737 OpenGL: 5.559
Vulkan: 4.779
Geekbench CPU 3.526 / 11.232 2.532 / 9.464 3.425 / 10.612
PC Mark  9.754 9.371 8.834
AnTuTu 364.929 299.784 370.975

Como se puede apreciar en los test sintéticos, el Snapdragon 855 está por encima del SoC de anterior generación en todas las pruebas, notándose, sobre todo, la mejora en los test en los que se pone a prueba la GPU Adreno 640.

Análisis Black Shark 2

En este sentido, sobra decir que la experiencia en todo tipo de aplicaciones tanto ligeras como pesadas (Photoshop Express, por ejemplo), rinden a la perfección, pero se trata de un móvil gaming, y lo más importante es ver cómo se comporta con los juegos.

Y, spoiler, el rendimiento es excepcional, aunque hay estrangulamiento cuando realizamos varias pasadas de AnTuTu seguidas. Esto no afecta al rendimiento general, y en juegos no se notan los efectos, pero pasando varias veces seguidas el test de AnTuTu, la puntuación cae en picado:

Test Black Shark 2

Rendimiento en juegos: el primer móvil gaming que puede compararse con una consola

Como decimos, aquí estamos para poner a prueba el rendimiento del Black Shark 2 en juegos y comprobar por qué es un móvil gaming más allá de la propia potencia con la que cuenta. El secreto está en el hardware complementario… y en el software. Vamos a empezar con eso, que es lo que llega incluido con el teléfono.

Análisis Black Shark 2

Si uno de los secretos del Razer Phone 2 era su software para optimizar videojuegos, debemos destacar el Shark Space, un ‘’launcher’’ de juegos que convierte el terminal en una consola como Nintendo Switch y que, además, nos da opciones muy interesantes.

Shark Space Black Shark 2

Podemos monitorizar los frames por segundo de los juegos, así como la temperatura, la frecuencia del procesador y activar una serie de perfiles para que el Snapdragon 855 rinda más o menos, lo que mejora la carga gráfica de los juegos, si lo activamos a tope, o nos ayuda a ahorrar batería si jugamos en un perfil más conservador.

El software es muy interesante, ya que cuando entramos limita las notificaciones, pausa las llamadas y limpia la RAM para que todos los recursos del móvil vayan donde deben ir, al juego.

Además del software, tenemos el hardware. La marca vende, por separado, dos mandos como los Joy-Con de Nintendo Switch. Estos mandos se acoplan a una carcasa de plástico que se une, a su vez, a la parte trasera del Black Shark 2. Es un sistema muy rudimentario ya que, como veis en el vídeo, los mandos. Encajan a presión y el plástico de la carcasa da una sensación de fragilidad bastante acusada.

Toda la sensación de ‘’pieza barata’’ que tenemos en la carcasa desaparece cuando hablamos de los mandos. El peso es correcto, el tacto es correcto, las pulsaciones son satisfactorias y no tenemos ángulos muertos en el stick. 

Análisis Black Shark 2

Eso sí, el ‘’Joy-Con’’ derecho tiene un touchpad que nos parece menos preciso que la pantalla, pero cumple su función como ratón y como segundo stick en shooters. No tenemos la obligación de jugar con los dos mandos acoplados, y esto es algo que da mucha libertad, ya que cada uno es independiente (literalmente, se cargan por separado con USB Tipo-C) y podemos jugar con uno que haga de stick de movimiento, realizando nosotros las pulsaciones en la pantalla para las acciones del personaje.

La unión, como decíamos, de hardware y software es la que nos transmite, por primera vez al 100%, la sensación de que un móvil puede llegar a sustituir a una consola como Nintendo Switch. La potencia está, y falta que los desarrolladores realicen ports en condiciones de los juegos.

Algo muy interesante es que la cámara de vapor del Black Shark 2 se nota. Ya habéis visto la prueba de estrangulamiento (thermal throttling) del móvil, y eso se traduce en muy poco calentamiento en juegos, aguantando una partida entera de PUBG, que no son cortas, sin que la parte trasera desprenda calor.

Análisis Black Shark 2

Y sí, lo que os estáis preguntando: el Black Shark 2 puede con emuladores. Mueve hasta PSX de sobra (de hecho, Tomb Raider es una gozada), y algunos juegos de Dreamcast también se ven genial en el terminal. Estamos llegando a un punto de potencia absurdo en muchos sentidos en un móvil. Y que siga así.

Sonido de calidad, pero al que le falta algo de volumen para ser top

Una de las cosas que pedimos a un móvil gaming es, además de la potencia y el software dedicado, que los altavoces estén en la parte frontal. Esto es algo vital, ya que el sonido es una parte fundamental de la experiencia de juego, algo que nos ''mete'' de lleno en la partida y que tiene que ser estéreo y con la calidad suficiente.

En el caso del Black Shark 2, nos encontramos con dos altavoces frontales situados tanto en la barbilla como en la parte superior del móvil. No es lo mismo que escucharlos en directo, pero aquí va una prueba de sonido:

Los altavoces del Black Shark 2 cuentan con un sonido potente en los graves. Es cierto que, en comparación, los sonidos medios y agudos pierden, pero a la hora de jugar, unos graves intensos son los que nos meten en la partida, y en este sentido, son muy efectivos.

Eso sí, notamos que falta algo de volumen máximo. Se agradece que con el volumen al 100%, no distorsionan, pero es cierto que un poco más de potencia en este aspecto no habría estado de más.

Análisis Black Shark 2

Si queréis jugar con auriculares, ya hemos comentado que no hay salida de jack de 3,5 mm, por lo que hay que optar por el USB Tipo-C o auriculares inalámbricos.

Cámara que sobreprocesa la imagen en búsqueda de nitidez

Cuando pensamos en un móvil gaming, hay que tener claro que la cámara es algo secundario, que está ahí porque tiene que estar. Es algo que aprendimos con el Razer Phone 2 y el ROG Phone, como os contamos en nuestros análisis (aquí el del terminal de Razer y aquí el de Asus).

Análisis Black Shark 2

Sin embargo, en esta ocasión no tenemos una mala cámara cuando las condiciones lumínicas acompañan. Si nos vamos a los números, tenemos una cámara de 12 megapíxeles con apertura f/1.75 y otra secundaria con 12 megapíxeles f/2.2 que es la que permite realizar el zoom 2x y el retrato.

No es la mejor cámara de su rango de precio, y tampoco es mejor que la de algunos móviles de gama media, pero cumple, como decimos, cuando la luz acompaña.

Eso sí, hay veces que da la sensación de introducir un extra de nitidez innecesario en la imagen, algo que, lejos de ser lo ideal, hace que la imagen se vea menos natural. Y es que, la imagen está muy procesada.

Fotos tomadas con el Black Shark 2
Fotos tomadas con el Black Shark 2

Como veis en la galería que os dejamos más arriba, el móvil sufre en interiores cuando la luz es escasa. Si queremos hacer fotografías nocturnas, depende de las condiciones de iluminación, pero podemos decir que cumple, tanto con el sensor principal como con el secundario, menos ''luminoso'', pero también correcto.

Fotos tomadas con el Black Shark 2

Y sí, como no podía ser de otra manera, hay inteligencia artificial en la cámara del Black Shark 2. No es una IA que reconozca objetos concretos, como la de Huawei, por ejemplo, sino escenas, dedicándose a saturar algunos colores que cree convenientes (cielo, hierba, etc). 

Los resultados son unos colores que tienen a la sobresaturación. Un ejemplo es esta toma con y sin IA, donde los verdes están algo más saturados:

Fotos tomadas con el Black Shark 2
Algo más verde con IA...
Fotos tomadas con el Black Shark 2
Un poco más apagada sin IA
Fotos tomadas con el Black Shark 2
Cielo sobresaturado con la IA

Eso sí, al buena noticia es que, si no os gusta el resultado, podéis desactivar la IA pulsando el icono correspondiente, de una forma muy rápida para intentar perder el menor tiempo posible cuando estamos intentando tomar una fotografía.

El retrato, por su parte, no es el mejor del mercado, pero, de nuevo, es correcto, y teniendo en cuenta que es un móvil gaming, y no tiene entre sus puntos fuertes el apartado fotográfico, no está mal.

Fotos tomadas con el Black Shark 2
Retrato con cámara principal

En cuanto a la cámara frontal, contamos con un sensor de 20 megapíxeles con apertura f/2.2. Como suele pasar con la marca china, el resultado no está mal, pero está claro que los fabricantes se están centrando en las cámaras principales y las frontales pasan algo desapercibidas.

El filtro de belleza puede, como ocurre con los móviles Xiaomi, ser lo exagerado que queramos, desde algo más ''realista'', pero con mucho ruido, a conseguir una piel de porcelana.

Fotos tomadas con el Black Shark 2
Retrato con cámara frontal

El retrato que consigue gracias a la IA es correcto, pero varios pasos atrás respecto a las cámaras principales. Y sí, vale para el desbloqueo facial con foto.

En lo que a grabación de vídeo respecta, podemos grabar hasta en 4K. Para realizar una captura puntual, vale, pero no es algo que vayamos a utilizar demasiado debido a la pobre estabilización del teléfono, que se traduce en tomas que vibran bastante. Por otro lado, tenemos grabación a cámara lenta de 240 fotogramas por segundo.

Por cierto, si queréis las fotografías a la resolución original sin comprimir, podéis bajarlas a través de este enlace.

Android muy Pixel, todo un acierto

Hasta ahora, hemos visto tres implementaciones de Android en los móviles Xiaomi. La mayoría de dispositivos utilizan la capa de personalización MIUI, un software que corre sobre Android y que cuenta con un estilo visual muy iOS.

También utilizan Android One, la versión más pura del sistema, en los móviles de la familia Mi A, y en el Black Shark 2, lo primero que llama la atención al encender es que el móvil parece contar con una versión limpia de Android.

De hecho, la implementación de Android 9 es tan pura que nos recuerda al software que lleva el Pixel 3, de la propia Google. Sin embargo, hay detalles que delatan que se trata de una capa de personalización sobre la última versión del sistema operativo de Google para móviles.

Joy UI es la capa de personalización del Black Shark 2, pero es un software muy limpio que, como ya hemos comentado anteriormente en este análisis del Black Shark 2, se mueve en todo momento con fluidez. De hecho, no nos hemos encontrado en estas pruebas ningún cierre inesperado de aplicaciones, y todo se mueve como debe.

Black Shark 2

Black Shark ha apostado por una capa de personalización muy liviana, pero necesaria para poder implementar los ajustes de iluminación RGB, algunos ajustes en la calibración de color de pantalla (muy  ligeros, nada como en MIUI) y el propio Black Shark y otras opciones del modo juego.

En lo que importa, en el rendimiento del día a día, el software del Black Shark es... eso, muy Pixel: fluido, limpio y perfecto para todos esos usuarios que quieren un móvil Android lo más puro posible.

Análisis Black Shark 2

Y sí, la barra de notificaciones funciona como debe, no como en MIUI.

Batería y carga rápida

Uno de los puntos más importantes en un móvil es la autonomía. Al final, es lo que determina que podamos utilizar el móvil durante más o menos tiempo, y el fabricante está resolviendo bien la papeleta en sus nuevos dispositivos.

En un rango de precio como el que maneja el Black Shark 2, los amperios de la batería tenía papeletas para ser uno de los puntos sacrificados para poder ofrecer la pantalla OLED con el procesador Snapdragon 855, pero estando ante un móvil gaming, no podían recortar en este aspecto, y no lo han hecho.

El Black Shark 2 tiene una batería de 4.000 mAh, mayor que la del Xiaomi Mi 9, por ejemplo, que nos permite utilizar el móvil durante un día y medio sin problema realizando un uso intensivo, y con la iluminación RGB desactivada, claro.

Análisis Black Shark 2

Al contar con pantalla AMOLED, podemos intentar estirar algo más la autonomía con truquitos como fondos negros o temas oscuros en las aplicaciones, pero el quedarse sin batería utilizando el Black Shark 2 no ha sido una de nuestras preocupaciones.

Al ser un móvil para jugar, se agradece que hayan optado por los 4.000 mAh ya que, evidentemente, el usuario que se haga con el va a querer exprimir al máximo el procesador, lo que se traduce en un mayor consumo.

Análisis Black Shark 2
Cada ''Joy-Con'' se carga individualmente

En este sentido, si jugamos a juegos poco exigentes, como Brawl Stars, no notaremos mucho el impacto energético, pero si queremos disfrutar de otros como Fortnite o PlayerUnknown's Battlegrounds Mobile, sobre todo con el modo HDR activado, llegaremos justos al día de uso.

Eso sí, la buena noticia es que pasar por el enchufe no es un trauma. De serie, el Black Shark 2 cuenta con un cargador de carga rápida de 27 W USB Tipo-C PD que nos permite tener el 50% de la carga en menos de 30 minutos, llegando al 100% en una hora y once minutos.

Test Black Shark 2

La compañía china también ha hecho los deberes con una carga rápida que nos permite cargar el móvil en cualquier momento para tener unas cuantas horas más de uso y con unos 4.000 mAh que nos permiten despreocuparnos desde que empieza el día hasta que nos vamos a dormir.

Análisis Black Shark 2

¿El mejor móvil gaming hasta la fecha? El mejor móvil gaming hasta la fecha

Llegamos al final del análisis del Black Shark 2 y, tras dos semanas de uso intensivo, podemos afirmar que estamos ante una auténtica bestia. El Snapdragon 855, acompañado por 8 GB de memoria RAM, hace su trabajo, y todo se mueve con una soltura digna de un móvil top.

Además de al hardware, este fantástico rendimiento es gracias al software, Android 9 con una capa de personalización mínima (muy ligera, con solo cambios para introducir modos de juego y la app de cámara de Xiaomi) que nos recuerda excesivamente al launcher de los Pixel, y para quien busque el Android más puro posible con potencia top, es una magnífica noticia.

Análisis Black Shark 2

En lo que a rendimiento de cámaras se refiere, es cierto que queda por debajo de móviles de su gama, sobre todo por el exceso de nitidez de las fotografías diurnas y por un rendimiento que cae en exceso cuando la luz no acompaña, pero para salir del paso en algunas situaciones, nos vale.

Para jugar, es una máquina impresionante tanto por la comentada potencia como por el ‘’modo consola’’, el Shark Space, que permite exprimir más los juegos, así como por los accesorios, como los dos mandos que acoplamos a los lados del móvil para convertirlo en una especie de Nintendo Switch.

Análisis Black Shark 2

Y, realmente, gracias a su pantalla OLED con una buena calibración, un modo de saturación de color y HDR para juegos, podemos hablar de que se ve mejor que la citada Switch de Nintendo. El muestreo a 240 Hz es una barbaridad, y realmente es algo que se nota, con una respuesta inmediata a nuestros toques en pantalla.

Hay concesiones, claro, como una potencia de altavoces que se queda corta, el no contar con conector de auriculares y una pantalla que, aunque no tiene notch, no tiene la mejor relación de aspectos para jugar. Y, puestos a pedir, podría ser de 90 o 120 Hz, ya que aunque los juegos no lo aprovechen, hacer scroll o abrir aplicaciones con esa tasa de refresco da una experiencia muy premium y ‘’única’’.

Análisis Black Shark 2

Pero por 550 euros, tenemos uno de los móviles más potentes del momento, y junto a los accesorios, el único móvil que nos hace plantearnos la pregunta de si muchos jugadores ‘’casuales’’ necesitan una consola teniendo un dispositivo como este. Y, además, la batería también acompaña con sus 4.000 mAh y la carga rápida. 

Si el diseño es secundario y queréis potencia pura y dura, aunque no seáis muy jugones, el Black Shark 2 es uno de los móviles que debería estar en vuestro radar.

Lo mejor

  • Rendimiento
  • Precio ajustado
  • Pixel casi puro y modo juego
  • Batería y carga rápida

Lo peor

  • La cámara en interiores
  • Sin minijack
  • Formato de la pantalla
  • Volumen de altavoces

Nuestra valoración

Diseño

8/10

Pantalla

8/10

Hardware

10/10

Software

9/10

Cámara

8/10

Batería

8/10

Conectividad

7/10

Sonido

8/10

Nota técnica

88

Relación calidad/precio

Ver ahora: