Logo Computerhoy.com

El muelle Slinky, el famoso juguete que nace por accidente y que hizo millonario a su creador que acabó en una secta

Muelle Slinky

Getty

  • Hoy en personajes curiosos que consiguieron hacer una fortuna con productos de lo más locos tenemos a Richard James y su increíble muelle Slinky.
  • Es uno de los juguetes más populares del mundo y ha sido disfrutado por niños y adultos de todas las edades durante generaciones. Pero ¿sabías que fue inventado por accidente? Eso sí, si cuentas con uno de estos en casa, debes darle las gracias a su mujer Betty.
  • He probado Here WeGo en Android Auto y tiene muchas ventajas frente a Waze.

Quizá ni siquiera sabías que su nombre real era Slinky, pero desde luego, su creador, Richard James, dio en el clavo y este divertido juguete ha tocado las manos de niños y niñas de todo el mundo. ¿Quién no ha tenido uno de estos en casa?

Lo realmente increíble, aparte de su popularidad, es cómo llego a tal y punto y esas astronómicas ventas que convirtieron algo realmente simple en algo necesario para muchos.

Fue inventado por accidente en 1943 por Richard James, un ingeniero mecánico que trabajaba para la Marina de EEUU durante la Segunda Guerra Mundial. La realidad es que este estaba desarrollando un nuevo tipo de resorte de tensión para la Marina cuando accidentalmente tiró uno de sus prototipos de su escritorio. En lugar de rebotar como normalmente ocurre, este comenzó a "derramarse" y caerse.

James quedó fascinado por el movimiento y se dio cuenta de que podría ser un juguete divertido para niños. Con la ayuda de su esposa, Betty, James desarrolló el Slinky.

Prototipo Slinky

Betty, la figura "oculta" detrás de Slinky a la que hay que agradecer mucho

Fue un éxito instantáneo cuando se lanzó en 1945. Se vendió por un dólar, que era una gran cantidad de dinero en ese momento, pero, en dos horas, James había vendido todas sus existencias de 400 Slinkys. Se convirtió en un símbolo de la cultura estadounidense y apareció en películas y programas de televisión.

"Le di un dólar (a un amigo) y le dije: 'Bajemos y cada uno compraremos uno para que se sienta mejor'”, explica su mujer Betty. "Bueno, salimos del ascensor y en una esquina había cientos de personas agitando billetes de un dólar. Y mi marido estaba en medio de eso".

A día de hoy, se han vendido en total unos 300 millones en todo el mundo y, teniendo en cuenta que actualmente ya no cuesta un dólar, haz las cuentas de beneficios.

Muelle Slinky

Getty

Sin embargo, la popularidad del Slinky comenzó a bajar en la década de 1960. James se involucró con una secta religiosa y dejó a Betty y sus seis hijos, quien asumió el control del negocio y ayudó a relanzar el juguete en la década de 1970

Teniendo esto en cuenta, si tienes uno de estos en casa, deberías darle las gracias a esta gran mujer que consiguió ver un negocio realmente rentable que se estaba tirando a la basura. Matizar que también fue Betty quien puso el nombre del juguete. Ella pensó que el término "slinky", que significa "elegante y sinuoso en movimiento", describía perfectamente la forma en que avanzaba.

Muñecos

Como antes se menciona, su popularidad volvió a dispararse y nadie hablaba de otra cosa e incluso durante la Guerra de Vietnam, los soldados encontraron un uso ingenioso para este juguete, reutilizándolo como antena de radio. 

En 1985, la astronauta Margaret Rhea Seddon llevó un Slinky al espacio para demostrar la gravedad cero. "No se deslizará en absoluto", dijo en una transmisión por televisión desde el transbordador espacial Discovery. "En cierto modo cae". Añadir que el famoso perro de juguete de Toy Story también se llama Slinky en honor a esta maravilla.

Todo el mundo quería uno y, pese a su sencillez, terminaba enganchando. Betty continuó dirigiendo James Industries durante otros 38 años, encontrando formas nuevas e interesantes de reinventar el juguete con nuevas formas, tamaños y colores. En 1998, vendió la empresa y en 2001 Betty fue incluida en el Salón de la Fama de la Industria del Juguete.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.