Skip to main content

5 consejos de hacer más llevaderos los vuelos de larga distancia

5 consejos de hacer más llevaderos los vuelos de larga distancia

23/07/2018 - 16:18

Si alguna vez te has metido más de 10 horas en un vuelo ya sabrás que no es la experiencia más divertida que pasarás en tus vacaciones. Poco espacio para estirar las piernas, vecinos de asiento que no siempre se comportan correctamente y largas horas luchando contra ti mismo para tratar de no dormir (o justo lo contrario) para minimizar los efectos del jet lag.

Muchas personas afrontan los viajes largos en avión como el precio que hay que pagar por disfrutar de unas merecidas vacaciones en algún destino paradisíaco.

A otras personas, en cambio, no les desagrada la idea de meterse durante más de diez horas en un avión ya que ven en ello una oportunidad para recuperar el sueño atrasado y estar al 100% para sus vacaciones.

5 consejos de hacer más llevaderos los vuelos de larga distancia

Seas del tipo de viajero que seas, te damos 5 consejos para hacer más llevaderos los vuelos de larga distancia y hacer que tus vacaciones sean un éxito desde el primer minuto.

Usa ropa cómoda

Olvídate de la moda por unas horas y céntrate solo en elegir una ropa con la que puedas estar permanecer sentado durante horas sin que nada te apriete o te impida encontrar una postura cómoda en el ya de por sí reducido espacio de tu asiento.

Ropa de algodón, pantalones y blusas anchas o zapatillas de deporte son algunas de las prendas más recomendables. Usar ropas holgadas no solo es importante para estar cómodo durante todo el viaje, sino que también ayudan a que la circulación sanguínea fluya con normalidad durante todo el viaje, evitando así problemas en las extremidades.

5 consejos de hacer más llevaderos los vuelos de larga distancia

Aunque vueles a un país tropical, no olvides llevar a mano una prenda de manga larga. El avión es un entorno cerrado y la temperatura del aire acondicionado no siempre es la adecuada para todo el mundo. Si no quieres pasar todo el viaje tiritando de frío, prepara una chaqueta o jersey fino para compensar el descenso de temperatura y hacer más agradable el vuelo de larga distancia con destino a tus vacaciones.

Trae tus propios accesorios de viaje

Las aerolíneas de larga distancia acostumbran a facilitar algunos accesorios para hacer más confortable el vuelo de larga distancia. Sin embargo, esos accesorios pueden ser insuficientes e incluso convertirse en una pesadilla.

viajar avion

Lo ideal que lleves tus propios accesorios de viaje en tu equipaje de cabina. Unos tapones para los oídos, un antifaz y una almohada cervical son los accesorios imprescindibles para los viajes de larga distancia.

Otros dispositivos electrónicos, como unos auriculares con cancelación de ruido, te ayudarán a aislarte mejor del ruido de los motores y a conciliar el sueño. Así evitas tener que sufrir la pésima calidad de sonido y la incomodidad de los auriculares que ofrece la aerolínea.

Manual rápido para que tus hijos viajen seguros estas vacaciones

Un vial de colonia o perfume y unas toallitas húmedas serán todo un bálsamo para refrescarte y recuperar el ánimo tras una decena de horas encerrado en un espacio cerrado.

Ajústate al horario de destino

Desde el momento en el que embarques, tu objetivo debe ser adaptarte lo antes posible al horario de destino para reducir al máximo el jet lag.

Para ello, procura aguantar el máximo tiempo sin dormir, o dormir el mayor tiempo posible, dependiendo del horario de tu destino. De ese modo, cuando llegues a tu destino, no estarás muerto de sueño a mediodía o evitas estar con los ojos como platos cuando el resto del país duerme.

curar jet lag

Este periodo de adaptación puede resultar algo duro ya que las condiciones dentro de un avión no son las mejores del mundo, pero la recompensa es que podrás disfrutar tus vacaciones en un país lejano desde el primer minuto, y sin quedarte dormido por los rincones.

Bebe mucha agua y evita el alcohol

La hidratación es uno de los factores a tener más en cuenta a la hora de hacer vuelos largos de forma cómoda.

Tras muchas horas de aire acondicionado, el ambiente en cabina será muy seco y las fosas nasales y la garganta se verán seriamente afectadas por esa falta de humedad. Para compensarlo, procura beber agua frecuentemente para mantenerte bien hidratado.

Qué pasa si te cambian de clase en el avión.
Pixabay

Puedes llevar una botella de agua vacía y, una vez estés acomodado en tu asiento y antes del despegue, pídele a un asistente de cabina que te ayude a rellenarla. Estará encantado de ayudarte ya que eso implica que no vas a estar pidiéndole agua cada poco rato.

Muchos viajeros tienen miedo a volar y “templan los nervios” pidiendo una bebida con alcohol a bordo. Este es uno de los peores errores que puedes cometer ya que el alcohol acelerará la deshidratación que se produce por el aire acondicionado.

Haz turismo en el avión

Sigues nuestro anterior consejo para hacer más llevaderos los viajes largos, necesitarás ir al baño. ¡Adelante, muévete!

Estos paseos hasta el baño te ayudarán a activar el riego sanguíneo en tus extremidades y a descongestionar tus músculos después de llevar varias horas en la misma posición.

Las vacaciones de verano nos protegen de los infartos, según la ciencia

Aunque no necesites ir al baño, procura dar un paseo, si las indicaciones de los asistentes de cabina lo permiten. Estirar las piernas, caminar o aprovechar para hacer algunos estiramientos simples. Esto evitará que tus pies y tobillos se hinchen por la inactividad que pueden derivar en el llamado Síndrome de la clase turista.