Presentamos Meedoc, la app de videoconferencia con médicos

videoconferencia médico

¿Por qué no hacer Skype con mi médico? esa fue la pregunta que Mikko Kiiskilä se hizo antes de ayudar a fundar Meedoc, una app que permite a los pacientes conectar con sus médicos online, por medio de la videoconferencia. Después de que las consultas telefónicas fuesen ya cosa hecha en el mundo de la medicina, el siguiente paso evidente en la carrera tecnológica médica en lo que respecta al trato con el paciente eran las conferencias con vídeo.

Hoy, la startup finlandesa cuenta con una financiación de 1,5 millones de dólares de inversores anónimos de la industri de la medicina, la farmacia, la teleasistencia... Aunque no existen grandes nombres de Silicon Valley detrás de la idea, Kiiskilä ha señalado que lo que buscaban era precisamente este tipo de financiación, especialmente en el mercado europeo. 

Si te interesan las apps que cuidan de tu salud, te dejamos la lista de las 10 mejores apps de salud en español

Y es que el viejo continente es mucho más estricto en lo que respecta al campo de la salud, y por mucho apoyo que le prestasen las empresas tecnológicas, no servirían de nada si tuviesen al sector de la salud en contra. Según declaró el mismo Mikko, moverse rápido y ser creativo sirve en el mundo de la tecnología, pero no tanto en el de la salud. 

Con el propósito de comenzar las pruebas en Finlandia, Meedoc ha sido registrado como un dispositivo médico multiplataforma por la Comunidad Europea, lo que le permite ser utilizado para tratamientos a distacia por toda la Unión Europea. 

En cualquier caso, quizás el aspecto más destacable de la app es que ofrece consultas (previamente concertadas) con el médico, y que se utilizará para casos fácilmente tratables, que no requieran el exámen físico directo para el diagnóstico. Precisamente esto ha sido uno de los puntos en contra de la app: al médico que no te hace un reconocimiento completo se le puede pasar algo clave y determinante. 

En cuanto al precio, Meedoc cobra a las empresas 10 euros al mes por empleado por un uso ilimitado. Kiiskilä asegura que la aplicación ya tiene cientos de pacientes y usuarios, desde las compañías hasta particulares.