¿Tienen los niños demasiado acceso a la tecnología?

debate niños tecnologia

Cada vez es más frecuente encontrarse con niños, casi bebés, manejando con total soltura cualquiera de los últimos dispositivos del mercado. El atractivo de los smartphones y tablets, sobre todo con la posibilidad de instalar cientos de juegos, parece imparable.

Eso sí... ¿Estamos dejando que los niños se familiaricen demasiado rápido con la tecnología? ¿Tienen demasiado acceso a ella? Es la pregunta que intentamos responder en nuestro debate de hoy, pero lo que nos interesa es tu opinión. Ya sabes que las mejores saldrán publicadas en el próximo número de la revista Computer Hoy.

Fuencisla Mira

Actualmente el uso de la tecnología se ha extendido a muchos ámbitos de la vida cotidiana. Por esta razón los niños, hoy en día, no viven ajenos a esta realidad tecnológica.

Como ocurre con otras cosas, lo ideal es encontrar el equilibrio, para que el uso que hagan de aquellos dispositivos que están a su alcance sea útil, educativo, seguro y siempre adaptado a cada edad

Tomás González

Los niños dedican a la tecnología tantas horas como les permitamos. Es decir, no podemos esperar que ellos mismos se pongan límites. Si son muy pequeños, no son conscientes del exceso, y si son menos pequeños, dichos excesos no les importan.

La tecnología les muestra todo, ya sea ocio, información o incluso estudio, de una forma más espectacular, clara, divertida... y por eso no renuncian fácilmente a ella. Lógicamente, establecer tiempos y límites es tarea de los padres y educadores. Es un trabajo duro, pero alguien tiene que hacerlo...

Alberto Martín

No, los niños no tienen demasiada tecnología, ni demasiados gadgets, ni demasiado acceso. Igual que en 1960 no tenían demasiada televisión, ni en 1920 demasiada radio.

Siempre que el uso de una nueva tecnología se convierte en cotidiano tenemos el mismo debate. Cuando se inventó el teléfono a finales del siglo XIX la gente se echaba las manos a la cabeza. Qué cacharro del demonio era aquel en el que se oían voces de personas que no estaban en tu misma habitación. Eso había que pararlo.

Siglo y medio después todavía andamos con la mosca detrás de la oreja cuando vemos un niño de dos años jugando con un iPad. Que sí, que las peonzas estaban muy bien, pero en este caso, cualquier tiempo pasado no fue mejor.

El problema no es la tecnología. El problema es darle a un niño el iPad para que no dé el coñazo a sus padres.

Miguel Martínez

Los tiempos cambian y, por consiguiente, la forma en la que empleamos el ocio también varía. Tanto los adultos como los niños.

Hoy en día es difícil encontrar a un niño sin móvil, que no tenga una videoconsola, e incluso que no tenga su propio canal de youtuber (con la consiguiente vergüenza ajena que ello conlleva...). 

Nadie duda del valor de la tecnología como herramienta pedagógica, pero se echa de menos ver parques llenos de niños jugando al escondite o con las rodillas ensangrentadas de tanto arrastrarse por el suelo.

Esto no es culpa de la tecnología en sí, si no de unos padres que prefieren que sus hijos estén protegidos tras una pantalla digital en vez de compartir su tiempo libre con ellos. Pero claro, yo aún no tengo hijos y, como decía mi padre "Cuando seas padre, comerás huevos".

noelia hernandez

La tecnología forma parte de nuestra vida, así que los más pequeños de la casa deben estar en contacto con ella, aunque no de manera exclusiva. Los padres debemos buscar el equilibrio entre los juegos tradicionales y los digitales. Con ambos adquieren habilidades que les ayudan en su desarrollo cognitivo, además de aprender a desenvolverse en un entorno lleno de tecnología. 

Susana Herreros

Definitivamente sí. Estamos en una sociedad en la que la tecnología forma parte de nuestra vida cotidiana. En tu trabajo, si de repente hay una problema con Internet y tienes que estar un ratito sin conexión, es casi la hecatombe... cosa impensable hace tan solo unos años.

Así que cuanto antes aprendan los peques a manejar dispositivos, mucho mejor. La generación de "nativos digitales" va a estar preparada para afrontar los retos diarios. Para ellos va a ser algo tan natural cómo lo fue para nosotros aprender a leer o a escribir.

Importante que este aprendizaje se haga siempre bajo supervisión, que sea una parte más de la educación que se le da a los niños.

nerea nieto

Los niños empiezan a utilizar las tecnologías a una edad cada vez más temprana, muchas veces incluso antes de empezar a hablar. ¿Es bueno eso? Considero que deben ser utilizadas con mucho cuidado, estando los padres siempre presentes y, sobre todo, priorizando otros juegos y actividades que desarrollen su imaginación y creatividad.

Los más pequeños de la casa pasan demasiado tiempo frente a una pantalla y es importante que los padres sepan motivarles de otras maneras.

julio lopez uzal

Los niños ya no son lo que eran. El concepto "niño" cambia casi más rápido que la propia tecnología. Ya no encontraremos aquellos niños que ugaban a las canicas, a las chapas o a los cromos. 

Hoy en día la tecnología inunda todos los campos de la vida. Esto hace imposible que un niño pueda abstraerse de la tecnología. Vemos como cada día son más y mejores los tablets hechos para niños de las compañías tecnológicas o smartphones con funcionalidades de fácil uso para adecuarlas a las aptitudes de un joven.

Esto hace que cada día estén más en contacto con la tecnología y desarrollen antes esas aptitudes necesarias para entender el funcionamiento de lo que existe en el presente y será necesario en el futuro. Cuanto antes lo aprendan, mejor. Por eso creo que supone un proceso evolutivo que incluso aumentará con el paso de los años. 

ivan muñoz

Nos guste o no actualmente la tecnología forma parte fundamental en el desarrollo de los más pequeños de la casa. Los dispositivos tecnológicos están por todos lados y su insaciable curiosidad hace que quieran interactuar con ellos desde edades muy tempranas.

Una correcta moderación y la aplicación del sentido común por parte de padres y tutores puede convertir la tecnología en una potente herramienta para fomentar aspectos como la creatividad y las relaciones sociales, además de inculcar hábitos tan positivos como la lectura.

En definitiva, tecnología para niños sí, siempre que se haga de forma adecuada y con la pertinente moderación tanto en tiempo de uso como en el tipo de contenidos, que deben ser adecuados para la edad de cada pequeño.