Células solares que siguen al sol para obtener más energía

Células solares que siguen al sol para obtener más energía

Un grupo de ingenieros de la Universidad de Michigan (EE.UU.) ha desarrollado unas células solares cuya estructura se inspira en el arte del kirigami para que la superficie pueda seguir al sol y, de este modo, obtener hasta un 36% más de energía que las células tradicionales.

El kirigami es el arte japonés del recortado de papel, una disciplina milenaria mediante la que se elaboran todo tipo de elementos decorativos, y los científicos observaron que podían poner en práctica sus técnicas para darle movilidad a las células solares y conseguir que siguieran el desplazamiento del sol en el cielo a lo largo del día. 

Y es que uno de los grandes problemas de eficiencia que presentan los paneles solares fijos es que la cantidad de energía que pueden captar depende en gran medida de la orientación de las instalaciones, del momento del año, así como de otros aspectos. 

En su fabricación, los científicos han utilizado una lámina de plástico Kapton a la que se han adherido células solares individuales. Para aportar la movilidad que haga posible el seguimiento del sol, estos investigadores han utilizado una técnica del kirigami que permite pasar de una superficie plana completa a una dividida en segmentos abiertos practicando una serie de cortes, como se puede ver en el vídeo. 

Después de haber fabricado el prototipo, el equipo llevó a cabo las pruebas en Arizona (EE.UU.) durante el verano, y los resultados demostraron que los paneles solares dotados con células de esta estructura eran capaces de producir un 36% más de energía que un panel tradicional. 

Crean células solares transparentes low cost a base de grafeno

Los desarrolladores de este nuevo tipo de células solares inspiradas en el kirigami consideran que tienen un gran potencial y en la actualidad se encuentran trabajando en aplicaciones realistas que puedan ayudar a hacer más eficiente la obtención de energía solar, así como reducir su coste. 

[Fuente: Universidad de Michigan]