Crean bombillas tradicionales más eficientes que los LEDs

Bombillas tradicionales que ahorran más que los LEDs

El invento más popular de Thomas Edison, la bombilla incandescente tradicional, está camino de la desaparición. Su luz cálida y hogareña está siendo sustituida por otras tecnologías más eficientes, como los LEDs o los fluorescentes. Sin embargo, un equipo de investigadores del MIT ha encontrado la manera de cambiar el destino de esta vieja tecnología.

Las bombillas funcionan calentando en su interior un alambre de tungsteno hasta los 2.700 grados centígrados. Este hilo incandescente emite lo que se conoce como radiación de cuerpo negro, una luz de amplio espectro que permite la representación fiel de los colores de un espacio. Pero estas bombillas desperdician más del 95% de la energía que entra en ellas en forma de calor. Es por esto que la normativa de muchos países ha propiciado su desaparición y sustitución por otros métodos de iluminación.

Bombilla incandescente de dos etapasBombilla incandescente de dos etapas.

Los nuevos hallazgos se basan en un proceso de dos etapas: primero el filamento de metal se calienta al estilo convencional, pero después, en la segunda etapa, una estructura secundaria de vidrio que rodea el filamento hace que la radiación y el calor reboten.

La clave del éxito de esta tecnología está en el cristal fotónico. Este material reconduce una amplia gama de longitudes de onda y ángulos. Así, las ondas infrarrojas se reflejan como si se tratase de un espejo, vuelven al filamento y añaden energía al conjunto para luego transformarse en más luz.

Organiza tu nevera para ahorrar energía y conservar mejor

La eficiencia lumínica, una unidad de medida que tiene en cuenta la respuesta del ojo humano a las luces, es del 2 al 3% en las bombillas tradicionales, de entre el 7 y el 15% en los fluorescentes, y entre el 5 y el 20% en los LEDs. En estas bombillas incandescentes que funcionan en dos etapas la eficiencia podría alcanzar el 40%.

No obstante, en las pruebas realizadas por el equipo de investigadores todavía no se han alcanzado estos resultados. Estas luces en dos fases presentan un 6,6% de eficacia lumínica. Y, aunque esto ya supone una mejora importante respecto a las bombillas incandescentes actuales, todavía queda mucho camino por delante.

Instituto Tecnológico de Massachusetts.

Los resultados son bastante impresionantes, demuestran luminosidad, potencia y eficiencia que rivaliza con las fuentes de luz convencionales, incluyendo fluorescentes y bombillas LED” dice Alejandro Rodríguez, profesor asistente de ingeniería eléctrica de la Universidad de Princeton. Los resultados, continúa, “proporcionan una prueba más de que aplicar diseños fotónicos a viejos problemas puede conducir a nuevos dispositivos”.

Los LED son importantes y la gente debería comprarlos” dice Soljačić, otro investigador del equipo, pero “la capacidad de controlar las emisiones térmicas es muy importante. Esa es la verdadera contribución de este trabajo”. 

[Fuente:news.mit]