Dron con vuelo por ultrasonidos y vídeo 4K por 1.300 $

dji phantom 3 dron profesional

Pocas veces se utiliza de verdad el 4K, pero nos da la sensación que esta será una de esas ocasiones. Y es que los drones de Phantom están decididos a hacerse con el mercado de los vehículos voladores control remoto, ofreciendo los drones que los expertos buscan cuando necesitan una imagen aérea de calidad. 

En este caso es gracias al DJI Phantom 3 Professional, un dron de lo que son capaces de volar durante bastante más de 10 minutos, y bastante más lejos que los 20 metros a los que nos tienen acostumbrados los drones de consumo.

 

Y por si el manejo y la autonomía os parecen poco, luego está el tema de la cámara. La grabación 4K se hace a través de un eje de tres puntos situada en la parte inferior del dron Phantom. Esta es una de las diferencias fundamentales con los drones de consumo, que para hacer la interfaz más agradable a los usuarios colocan la cámara en la zona frontal del aparato. Así se consigue que, desde el smartphone o tablet con los que se controle, se pueda tener la sensación de viajar a través del dron. 

Si buscáis un dron de consumo más accesible, echad un ojo al nuevo Parrot Bebop

Con el DJI Phantom 3 no tendremos la misma sensación, pero sí que se conseguirá capturar imágentes a 24 o 30 fotogramas por segundo, y permite grabar tanto en 4K como a 1080 píxeles. De hecho, cuando se elija esta resolución, podremos incluso pasar a los 60 fps.

En cualquier caso, si preferís este tipo de grabación, probablemente os sea más práctico elegir un dron DJI Phantom 3 Advanced, que cuenta con esta características. Lo que sí que no tendréis es el sensor de ultrasonidos situado en la parte inferior para calcular la altitud con más precisión que la de la cámara. 

Según aseguran sus creadores, DJI, el dron Phantom 3 es tan sutil en su manejo que se puede utilizar incluso en interiores. Aquí es donde nos gustaría entrar a matizar: hay un motivo por el que el drone se llama "Professional" por un buen motivo.

Si lo que queréis es un aparato para jugar un rato y grabar algunas imágenes "amateur", los drones de consumo (como los que ofrece Parrot) probablemente os sean mucho más fáciles de manejar. Por el contrario, si estáis buscando una máquina capaz de aguantar cierto trote, y de responder a unas exigencias profesionales, a lo mejor os merece la pena gastarlos los 1.300 dólares (no tenemos el precio en euros) que sus creadores piden por él.