Skip to main content

Los focos halógenos dejarán de comercializarse en septiembre

Los focos halógenos dejarán de comercializarse en septiembre

Juan Carballo

24/08/2016 - 12:08

Europa prohibirá los focos halógenos, como ya se hizo en 2012 con las bombillas incandescentes, para favorecer alternativas más sotenibles y ecológicas.

El 1 de septiembre del 2012 entró en vigor la normativa europea que prohíbe la fabricación de bombillas incandescentes. El invento atribuido a Thomas Edison, quien registró la patente en 1880, se retiró del mercado para favorecer otras alternativas más eficientes y ecológicas. Cuatro años después, los halógenos también han sido condenados a la desaparición.

La retirada de las lámparas halógenas confirma la intención de la Unión Europea de promover soluciones lumínicas más eficientes y que generen menos emisiones contaminantes. “Es una medida más” ha asegurado el director general de Industria de la Comunidad de Madrid, Carlos López Jimeno, a la Cadena SER. “Permitirá sustituir una tecnología poco eficiente por otra menos costosa desde el punto de vista del consumo y de la sostenibilidad energética”.

De acuerdo con esta información, la bombilla LED se ha convertido en la mejor opción a la que pueden recurrir los usuarios. Pero esta tecnología todavía tiene que superar algunos obstáculos para su implementación masiva como, por ejemplo, su precio: un LED puede llegar a costar el doble que una luz fluorescente. También la desinformación de los consumidores es un problema que preocupa a las autoridades. “Estamos en el buen camino pero queda por hacer una importante labor pedagógica, porque no es fácil explicar cuáles deben ser los criterios a seguir cuando se adquiere una lámpara o bombilla LED” explica López.

Phillip Hue, la bombilla inteligente que cambia de color, en Amazon

Con todo, el ahorro que supone una solución LED respecto a una bombilla incandescente antigua es muy significativo. López explica que “una lámpara incandescente de 60 vatios ahora puede ser sustituida por una lámpara de tecnología LED de tan sólo 10 vatios”. Esto se traduce en un ahorro relevante. Si encendemos 3 horas al día una luz, mantener anualmente la bombilla incandescente costará 12 euros mientras que la LED apenas llegará a los 2 euros.

La Unión Europea pone límites a las bombillas halógenas

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) recomienda diferentes tipos de luz para cada estancia del hogar:

  • Lo mejor para la cocina son los tubos fluorescentes de 28 vatios o lámparas de bajo consumo de entre 15 y 20 vatios.

  • En el cuarto de baño es suficiente con una luz general y otra en el espejo, ambas de bajo consumo y con tonalidades cálidas.

  • Para el salón, el IDAE recomienda puntos de luz directos e indirectos y también instalar una luz tenue detrás del televisor para reducir la fatiga visual.

  • En el comedor basta con una lámpara de techo con tecnología LED de 7W o luces de bajo consumo de entre 11W y 20W.

  • Las zonas de lectura requieren una iluminación concentrada y regulable en altura, por ejemplo con fluorescentes de 15W y 20W.

  • En los dormitorios es necesario contar con una iluminación general suave, cálida y uniforme.

  • Por último, en los despachos, se recomiendan lámparas fluorescentes compactas de 11W a 20W y, en la zona del ordenador, otro fluorescente o lámpara de baja potencia que faciliten la visualización del monitor. 

La nueva normativa europea detendrá la venta de algunos focos halógenos que se pueden encontrar actualmente en las tiendas el 1 de septiembre de este año. Y a partir del 2018 no se podrán comprar ninguna de estas bombillas, ni siquiera para uso doméstico. 

[Fuente:cadenaser]

Ver ahora:

Sobre el autor

Juan Carballo

Redactor

Te recomendamos