Skip to main content

HitchBOT, el robot autoestopista que quiere recorrer 6000 Km

HitchBOT, el robot autoestopista que quiere recorrer 6000 Km

03/08/2014 - 20:09

HitchBOT es un simpático robot autoestopista creado con un flotador, un bidón de cerveza, unas botas de agua, y unos guantesDispone de un cabeza con pantallas matriciales, GPS y 3G para rastrear su posiciónEl objetivo es que el robot, dejado a su aire, recorra 6.000 Kilómetros haciendo autostop

Con sus botas de agua y sus guantes amarillos, su traje de gomaespuma de color azul y una eterna sonrisa dibujada en la cara (perdón, en la pantalla matricial), HitchBOT tiene el aspecto de un niño de seis años disfrazado de superhéroe, que se ha perdido en la carretera.

Si te acercas un poco más a él, su diseño retro y anticuado provoca un vínculo empático que no puedes rechazar. Ese cuerpo hecho con un barril de cerveza, esas simpáticas botas de agua, los guantes baratos en lugar de brazos robóticos de última tecnología... Parece tan desvalido y necesitado de ayuda... ¿cómo lo vas a dejar ahí tirado en la carretera?

HitchBOT, el robot autoestopista

Suponemos que esa es la baza con la que cuenta David Harris, profesor de la Universidad McMaster, en Canadá. Al diseñar un robot de aspecto adorable y, al mismo tiempo, vulnerable y desvalido, espera que la gente empatize con él, y se animen a montarlo en su coche para acercarlo un poco más a su destino.

Porque de eso trata, precisamente, HitchBOT, un experimento social que tiene como objetivo estudiar las relaciones entre los humanos y los robots.

El profesor Harris y su equipo abandonaron a HitchBOT en una carretera, en Halifax (Canadá), el pasado 27 de julio, y su misión es recorrer 6.000 Km hasta Victoria, haciendo autostop:

HitchBOT no habla, pero siempre sonríe, y en sus pantallas emite mensajes pidiendo que le ayuden a llegar a su destino.

De momento la cosa va bastante bien, ha hecho unos cuantos amigos:

HitchBOT, el robot autoestopista

Puede que la carcasa de HitchBOT, el robot autoestopista, sea un poco cutre, pero en su cabeza, forrada de pantallas matriciales, guarda un potente ordenador con GPS y 3G, para rastrear continuamente su posición. Se carga por energía solar, pero si se queda sin batería en su carcasa hay escritas unas instrucciones para recargarlo con un simple enchufe, o con el mechero del coche.

HitchBOT también puede hacer fotos, aunque es muy educado y siempre pide permiso antes de hacer una. La gente que lo recoge en la carretera tampoco se resiste a hacerse fotos con él:

HitchBOT, el robot autoestopista

Incluso se lo llevan a hacer turismo por la zona:

HitchBOT

Descubre lo último en robots de nueva generación

En poco más de una semana ya ha recorrido casi la mitad del camino, así que todo parece indicar que acabará cumpliendo su sueño de llegar a Victoria:

HitchBOT

Puedes leer los comentarios de HitchBOT, el robot autoestopista, así como seguir su viaje y ver un montón de fotos y anécdotas en su página web.

¡Mucha suerte en tu aventura!

Ver ahora: