Skip to main content

Nueva batería de flujo almacena la energía a bajo coste

Bateria flujo para almacenar energia de fuentes renovables

22/12/2015 - 20:44

Investigadores del PNNL han creado nuevo diseño de batería de flujo que permite reducir alrededor de un 60% el coste del almacenamiento de energía eléctrica. 

Un grupo de investigadores del Pacific Northwest National Laboratory (PNNL) en Estados Unidos ha desarrollado una nueva tecnología que permitirá reducir alrededor de un 60% el coste de las baterías de flujo, que son sistemas de almacenamiento de electricidad que se usan para las instalaciones de energía solar o los vehículos eléctricos, entre otras aplicaciones.

Este ahorro en el precio de las baterías de flujo es posible gracias a los materiales activos, que en el diseño de estos científicos se basa en moléculas orgánicas de bajo costo, mientras que habitualmente se utilizan metales. 

"El uso de materiales fácilmente disponibles hace que nuestra batería de flujo orgánica sea más sostenible y respetuosa con el medio ambiente", explica Wei Wang, científico de PNNL. "Como resultado, también permite que la energía obtenida a través de fuentes renovables se almacene de una forma más limpia"

Las baterías de flujo generan energía a través del bombeo de los líquidos que se encuentran en los tanques externos a una pila central. En los tanques hay una solución con electrolitos líquidos, que son los elementos que almacenan electricidad. Para generar la energía, se bombean los electrolitos de los tanques hasta la pila, donde una reacción electroquímica produce la electricidad.

Una de las grandes ventajas de las baterías de flujo frente a las de litio es que almacenan los productos químicos por separado, lo que reduce enormemente los problemas de seguridad. 

Conoce otra batería de flujo para almacenar energía solar

Para probar el nuevo diseño de su sistema de almacenamiento de energía, los investigadores crearon una pequeña batería de 600 milivatios en el laboratorio. Comprobaron que su rendimiento óptimo fue entre 40 y 50 miliamperios por centímetro cuadrado, y pudieron ver que su vida útil superaba los 100 ciclos de carga. 

Cuando la tecnología esté plenamente desarrollada, los investigadores aseguran que el coste de almacenamiento de energía será muy inferior al actual y tendrá un coste aproximado de 180 dólares por kilovatio-hora. 

Ver ahora: