Whisky añejo en el espacio regresa a la Tierra

Whisky espacial

¿Qué sabor tendrá un whisky que ha sido añejo en el espacio? Pronto podríamos saberlo, gracias a una innovadora -y arriesgada- destilería escocesa.

En 2011, un estudio pionero despegó hacia el espacio. La destilería escocesa Ardbeg se asoció con la compañía estadounidense de investigación NanoRacks LLC para enviar viales con whisky a la Estación Espacial Internacional, para evaluar los efectos de los compuestos micro orgánicos en el proceso de maduración (específicamente, la interacción de estos compuestos con roble tostado) en microgravedad en el espacio, versus la gravedad normal de la Tierra. 

Pues bien, tras dar 15.570 órbitas a nuestro planeta, las muestras que Ardbeg mandó al espacio han regresado a la Tierra.

El "whisky espacial" será llevado a un laboratorio en Houston, Texas, donde los científicos podrán examinar el impacto tiene la ausencia de gravedad en el envejecimiento de la bebida.

Diseñan copa especial para beber cócteles en gravedad cero.

Antes de partir rumbo a la Estación Espacial Internacional, se conservó una segunda muestra del mismo lote en el almacén número 3 de la destilería Ardbeg. ¿Para qué? Pues para que ahora ambas puedan ser comparadas y determinar las diferencias entre la que permaneció en la Tierra y la que estuvo en el espacio.

El objetivo final del experimento es estudiar los terpenos, unas moléculas que participan en la maduración del whisky.

Según la propia destilería Ardbeg, el viaje galáctico podría cambiar para siempre la industria del whisky. Por lo pronto, los viales que fueron enviados al espacio están asegurados en un millón de dólares.

El informe final, con los resultados de la investigación, será publicado en 2015, una vez hayan finalizado todas las pruebas.