Skip to main content

La comida sabe mejor cuando haces una foto, según un estudio

foto comida instagram

11/03/2016 - 18:34

Si eres de los que no prueba bocado hasta haber publicado en Instagram una foto al plato, que sepas que esto hace que la comida te sepa mejor según la ciencia.

Si eres de los que no prueba bocado hasta haber publicado en Instagram una foto al plato, que sepas que esta costumbre hace que la comida esté más buena. 

Los investigadores consideran que esta puede ser una de las razones que explique el gran número de aficionados a fotografiar los platos antes de consumirlos. Aunque tenga muchos detractores, esta práctica está cada vez más extendida. En las redes sociales proliferan las publicaciones con el hashtag #FoodPorn, que muestran instantáneas de alimentos habitualmente de alto contenido calórico con texturas de lo más suntuosas y apetecibles. 

Por otra parte, la comunidad de foodies, como se denomina a las personas que tienen una gran pasión por la comida y la bebida, va creciendo día tras día y cada vez hay más canales, aplicaciones y herramientas para compartir imágenes de los platos. 

Y es que, según la ciencia, los alimentos te saben mejor si antes tomas una fotografía de lo que te vas a comer. Así se ha demostrado en un estudio publicado en el Journal of Consumer Marketing. Los investigadores pudieron observar que, cuando los comensales dedican un momento a hacer una foto, después están más receptivos a los sabores, disfrutan más y valoran la experiencia más positivamente. 

En el ensayo, los participantes se dividieron en dos grupos: unos que hacían fotos de la comida y otros que no. Los resultados revelaron que los comensales que habían tomado instantáneas habían puesto una puntuación más alta a los alimentos que los que no las habían hecho.

Un restaurante para los adictos a hacer fotos de la comida

De acuerdo con los científicos, más que a la fotografía en sí, esta buena predisposición se debe al espacio de tiempo que se invierte en hacer la instantánea. En numerosas investigaciones anteriores se ha podido observar que el hecho de retrasar la ingesta, aunque sólo sea durante unos segundos, conduce a una percepción más positiva de la comida. 

[Fuente: Mashable]