Skip to main content

Anonymous filtra datos de 5.400 funcionarios de la Policía

Anonymous filtra datos de 5.400 funcionarios de la Policía

01/06/2016 - 13:37

Justo cuando ya está en marcha el juicio contra la supuesta cúpula española de Anonymous, el grupo de hackers más famoso del mundo ha proporcionado un severo golpe contra la autoridad. Anonymous ha filtrado en Internet una lista con datos personales hackeados de más de 5.400 funcionarios de la Policía Nacional.

Lo han comunicado a través de Twitter y de una página web. En el listado filtrado aparece el nombre, DNI, correo electrónico y contraseña de miles de funcionarios policiales. Todos estos datos fueron robados de la web de la Mutua de la Policía Nacional, cuyas medidas de seguridad han calificado de pésimas y susceptibles a un hackeo.

En el comunicado difundido, Anonymous se posiciona de la forma habitual. Acusa al Gobierno de censura y represión, y dicen luchar de esta forma contra la corrupción y la conocida como Ley Mordaza. No es el primer hackeo a la Policía española.

Desde Computer Hoy nos abstenemos de difundir o facilitar la difusión de datos personales a los que se ha accedido de forma ilegal, motivo por el que no enlazaremos a las webs y cuentas en las que se distribuyen. 

Primera temporada de Mr. Robot, ya a la venta en BluRay

Este hackeo masivo de Anonymous se puede calificar de venganza o amenaza, pues se dirige hacia los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado de forma directa, en especial contra sus agentes y trabajadores. Todo ello cuando se somete a juicio a algunos de sus miembros.

La filtración de datos personales de agentes de Policía Nacional abre un debate aún más espinoso. Si la Policía está para proteger a los ciudadanos, ¿quién protege a la Policía? ¿Cuál es el poder real de grupos de hackers como Anonymous? ¿Tienen demasiada capacidad de coacción?

Quizás haya llegado el momento de dejar de calificar a los grupos de hackers como ciberjusticieros, colgándoles la etiqueta de ciberdelincuentes en su lugar. En muchas ocasiones filtran datos de dictaduras sanguinarias, ayudando a la oposición democrática. En otros, su objetivo son los trabajadores de los cuerpos de seguridad. ¿Dónde está la línea?

Por otra parte, la ciberseguridad de los servidores que alojan datos privados de la Policía deja mucho que desear. Las contraseñas usadas por los agentes para proteger sus cuentas en Internet son muy sencillas y fácilmente descifrables, circunstancia que debería haberse solventado desde la unidad de ciberdelincuencia.

Ver ahora: