Confirmado: fotos y vídeos de menores de Snapchat, en la Red

The Snappening: fotos y vídeos de menores, jóvenes y otros usuarios de Snapchat, colgados en la Red.

Lo anunciaron el pasado viernes, y no era un farol. Hoy domingo han aparecido en diferentes web de Internet los 13 GB de datos que contienen miles de fotos y vídeos íntimos robados a unos 200.000 usuarios de Snapchat. El escándalo ya se conoce con el nombre de The Snappening.

Puesto que la mitad de los usuarios de esta red social son menores de edad, se temía por el contenido de estos vídeos. Snapchat es un servicio de mensajería en donde los mensajes, fotos y vídeos que se envían, se destruyen al visionarlos el destinatario, por eso se suele usar para enviar contenido íntimo o personal.

Según el periódico The Guardian, la gran mayoría de esos 13 GB contiene material intranscendente (aunque privado) de chavales mostrando a sus amigos sus nuevos zapatos o poniendo caras graciosas, pero al parecer hay unos 100 MB de desnudos. No se ha confirmado si pertenecen o no a menores. Recuerda que si descargas fotos y vídeos de menores de 16 años desnudos, aunque hayan sido hechos por ellos mismos, podrías ser acusado de traficar con pornografía infantil, que conlleva penas de cárcel.

Snapchat podría valer 10.000 millones de dólares

El pasado viernes se habló de que el material robado podría provenir de usuarios que usan las apps de terceros Snapsave y SnapSaved, utilizadas para guardar las fotos y vídeos que te envían, antes de que Snapchat las borre. Según el mencionado periódico británico, parece que la culpa recae en Snapsaved, aunque no está claro si los ladrones son ellos mismos, o han sido hackeados. Snapsave parece descartada, al confirmarse que sus servidores no almacenaban información de usuarios.

Snapchat ha lanzado un comunicado confirmando que sus servidores no han sido hackeados, y que toda la información de The Snappening proviene de las mencionadas apps de terceros que almacenan el contenido, y que ellos prohíben usar, precisamente por los problemas de seguridad que conllevan.

The Guardian también insinúa que los hackers son los mismos o están relacionados con los que publicaron las fotos y vídeos de famosas desnudas, como Jennifer Lawrence o Kim Kardashian, el escándalo que se conoce con el nombre de The Fappening.

[FuenteThe Guardian]