Francia deroga la ley antipiratería HADOPI. Adieu!

hadopi

La Ley HADOPI, conocida así por sus siglas en francés (Loi de Haute Autorité pour la Diffusion des Oeuvres et la Protection des Droits sur Internet) y que fue promulgada en el 2009 ha sido finalmente derogada después de una inversión de 12 millones de euros anuales por parte del gobierno, el no poder cumplir su objetivo principal y una multa impuesta por error a un hombre que no tenía cartas en el asunto. 

Dicha ley le daba tres avisos a los usuarios que descargasen contenido de Internet de forma ilegal -de ahí su sobrenombre- hasta que llegaba a la sanción más alta: cortar por completo cualquier acceso a la red. Sin embargo, tales amenazas jamás llegaron a cumplirse. A pesar de más de un millón de correos enviados por la agencia, no se sancionaban a aquellos que infringian esta norma y, por el contrario, los internautas seguían rampantes en sus descargas. 

En un giro irónico de la vida, el año pasado se produjo el primer y único caso de sanción relacionado con la aplicación de la ley, a quien no tenía nada que ver. Alain Prevost, un artesano de 40 años, fue multado con €150 después de recibir dos advertencias por haber descargado contenido ilegal. Sin embargo, se probó en la corte que no había sido él sino su ex-esposa quien realizó las descargas sin pagar por ellas. 

La ministra francesa de asuntos digitales, Fleur Pellerin, dijo que cortar el acceso a Internet en estos días equivale a cortar el agua, algo que demuestra el nivel de conectividad de los ciudadanos. Esto no significa que se deje de luchar contra la pirateria y de impulsar los ingresos de la música y del cine francés, el objetivo que faltó cumplir durante el tiempo que estuvo en vigencia la ley. 

Actualmente, todos los dispositivos en blanco en Francia (USB, cintas, CD's, entre otros) tienen un impuesto de un 1% destinado a digitalizar el contenido cultural francés. No es claro cual será el futuro de la ley que surja, o si se cambiarán las legislaciones por completo. 

Mientras, en España, la SGAE se ha asociado con la app PlayItApp para fomentar la reproducción de música legal