Hábitos de consumo de pornografía en el mundo

Hábitos consumo de pornografía

Cada país es un mundo. Lo que funciona perfectamente aquí puede ser un completo fracaso al otro lado de la frontera. ¿Por qué iba a ser distinto en el mundo del porno? Esto, que todos podíamos sospechar, se puede comprobar de forma muy sencilla accediendo a la web Porn MD, cuyo nombre se puede traducir como "el Doctor Porno" (como "House MD", o, mejor aún, "Doogie Howser MD"). 

En ella han desarrollado una infografía interactiva que pemite hacerse una idea de cuáles son los hábitos de consumo de pornografía a lo largo del mundo. Su funcionamiento es muy fácil: selecciona el continente en la parte superior, coloca el puntero sobre el país que quieres comprobar y podrás ver una lista con los diez términos más buscados en el país escogido. Si la geografía política no es lo tuyo, tranquilo, también se identifica el nombre del país sobre el que colocas el ratón.

Es interesante jugar un rato y comprobar qué es lo más buscado en cada nación. Pero antes de que saques conclusiones precipitadas acerca de lo que esto indica acerca de los gustos de cada país, ten en cuenta dos cosas. La primera, que la base de datos en la que se basa, por enorme que sea, ya está de por sí muy sesgada: sólo indica las búsquedas realizadas en sitios dedicados a la pornografía. Es decir, llevadas a cabo por individuos que han accedido un sitio porno, no en Google o Bing, y que, una vez allí, han intentado encontrar algo específico. La otra, que, además de la cultura propia de cada nación, también hay que tener en cuenta la política represiva respecto a las conductas sexuales en algunos estados. Cuando los gustos personales no pueden manifestarse públicamente debido a la represión legal o, simplemente, por la condena social, es más fácil que estos se vean obligados a aflorar en la intimidad de las búsquedas en Internet.

También tienes que estar preparado para no entender algunos de los términos. Y no estamos pecando de mojigatos: somos muy conscientes de que todos los hombres ven pornografía. No es que lo digamos nosotros. Lo demostró, casi sin querer, la Universidad de Montreal hace algunos años (aquí tienes la misma noticia, algo más completa, en inglés). En algunos casos resulta difícil hacerse a la idea de a qué se están refiriendo, incluso aunque lo traduzcas al español. Si decides buscarlos en Google, ten cuidado de no hacerlo en el trabajo. Nunca sabes lo que puede aparecer en la pantalla.