Skip to main content

La nueva web favorita de los piratas es...Google Drive

Los piratas están utilizando Google Drive para subir series y películas.

05/09/2017 - 13:49

The Pirate Bay, la web de descargas más popular en todo el mundo, está fuera de juego. Su dominio principal y muchos de sus espejos han sido clausurados, lo mismo que le ha ocurrido a las principales alternativas para bajar series, películas y videojuegos de forma ilegal. De este caos surge una consecuencia inesperada: la popularización de Google Drive como web de descargas.

Según señalan algunas fuentes, el número de reclamaciones por violación de copyright recibido por Google crece exponencialmente. Las poseedores de los derechos reclaman por archivos que han sido alojados en la nube de Drive y que son compartidos en foros. Teniendo en cuenta el volumen de dichos ficheros, es prácticamente imposible borrarlos todos sin que se vuelvan a resubir.

Además, Google Drive presenta un atractivo para los piratas: con una cuenta de Google puedes acceder a la nube y a YouTube. Sólo tienes que generar un enlace al fichero -algo que Drive puede hacer de forma automática- y enviarlo por correo o pegarlo directamente en foros y redes sociales.

Según Gadget 365, Google ha recibido casi 5.000 reclamaciones sólo en el último mes. Y la cifra crece constantemente sin que la compañía pueda hacer demasiado. Teniendo en cuenta que cualquiera puede crear una cuenta y subir hasta 15 GB de archivos gratis a la nube, sólo se puede actuar a posteriori, una vez que ya se ha distribuido de forma ilegal el contenido pirateado.

11 trucos para exprimir al máximo tu cuenta de Drive

Lo único que mantiene a Google Drive y la piratería digital como entes independientes es que se está actuando contra los usuarios que suben contenido pirata. De lo contrario, hablaríamos de un caso similar al que acabó con el cierre de Megaupload, aunque parece poco probable que alguien se atreva a emprender acciones legales parecidas contra Google.

Además, hay un giro de tuerca que hace aún más difícil luchar contra la piratería en la nube: muchas veces ni siquiera se suben los archivos en sí, sino documentos de texto que contienen enlaces a otras webs que no aparecen en el buscador de Google, como sitios de torrent clandestinos.

Ver ahora: