Tu contraseña de Facebook es tuya, no de tu jefe

Tu contraseña de Facebook es tuya, no de tu jefe

Uno de los no pocos aspectos en los que Estados Unidos está, sin duda, a la cabeza del mundo, es en lo relacionado a jurisprudencia relacionada con, prácticamente, cualquier cosa que se te pase por la imaginación. Seguro que, en alguna ocasión, has leído alguna de esas recopilaciones en las que se explica la razón de ser de ciertas indicaciones en el etiquetado de no pocos productos comerciales. Microondas en los que se indica que no pueden ser empleados para secar mascotas, paquetes de frutos secos en los que se indica que su contenido es peligroso para personas con alergia a los frutos secos... para bien o para mal, pocos aspectos no han pasado por la supervisión de abogados, fiscales y jueces. El último ejemplo de ello son dos sentencias, dictadas en California e Illinois, en las que se reconoce que los empleadores no tienen derecho a conocer la contraseña de las cuentas de Facebook de sus empleados.

Las circunstancias en las que se produjeron ambos pleitos no han trascendido, aunque es fácil imaginar que, en ambas ocasiones, los empleados se verían acosados (de alguna manera) por sus jefes que, al ver que los trabajadores se conectaban a Facebook desde sus puestos de trabajo, les exigirían acceso a sus cuentas personales. O, quizá, que quisieran emplear las cuentas de sus empleados para promocionar los productos o servicios de su empresa a través de los perfiles de Facebook de sus empleados.

Sea como fuere, la jurisprudencia al respecto resulta tranquilizadora para los empleados que se hayan podido ver presionados al respecto. Pero, eso sí, recuerda que el contenido que publiques en redes sociales sigue siendo público, y que puede ser empleado por la empresa en la que trabajas contra ti, así que no está de más que revises a conciencia las propiedades de privacidad de tu perfil, por si acaso.