Vídeo de accidentes advierte del peligro del móvil al volante

accidente vídeo adolescentes

Advertimos de que las imágenes pueden resultar chocantes. Tened en cuenta que a los chavales accidentados se les ve perfectamente la cara en el momento en el que se produce el accidente. Este vídeo es parte de un estudio publicado este miércoles, que trata sobre el riesgo de las distracciones al volante. 

El estudio consistía en poner cámaras de vídeo en coches condicidos por jóvenes de 16 a 19 años, para que los investigadores pudieran tener imágenes concretas del momento clave, justo antes de que se produjeran los accidentes en más de 1.700 colisiones. Una y otra vez los adolescentes que aparecen en el vídeo (que se hará público completamente) se pierden en sus teléfonos, y son traídos de vuelta a la realidad bruscamente cuando se empotran contra otro coche o se salen de la carretera. 

El estudio, publicado por la fundación AAA para la seguridad vial, descibrió que las distracciones eran la causa de aproximadamente el 60% de los accidentes serios o moderados. Además, afirma que es más de cuatro veces la cifra que el gobierno de los Estados Unidos tenía entendida. 

Ya se está preparando un software anti accidentes, que se prueba en los buses de Londres

Los teléfonos móviles estuvieron involucrados en un 12% de esos accidentes, con lo que se convierten en el segundo mayor peligro al volante, sólo superada por la interacción de los adolescentes con otros pasajeros del vehículo. 

En el caso de los teléfonos, en el vídeo de los accidentes los jóvenes apartaban los ojos de la carretera una media de 4.1 segundos, en los 6 segundos previos al accidente, lo que les deja menos de dos segundos para reaccionar. En la mitad de estas ocasiones, los pilotos no pudieron reaccionar antes del accidente, y cuando lo hicieron el tiempo de reacción era superior cuando estaban al teléfono (2,8 segundos) a cuando estaban interactuando con los pasajeros (2,1 segundos). 

En cualquier caso, lo que todos exhiben es una aplastante seguridad en sus habilidades al volante mientras miran su smartphone... segundos antes de perder completamente el control del vehículo.