Skip to main content

YouTube en la encrucijada: ¿el comienzo del declive?

La incipiente crisis de YouTube.

03/01/2018 - 09:48

Todo evoluciona y todo cambia, incluso si eres Google. Por eso la plataforma de vídeo de esta compañía, YouTube, no debería dormirse en los laureles. Al fin y al cabo, ¿quién pensaba que algún día MSN desaparecería? Nadie, pero lo hizo y además en muy poco tiempo.

YouTube es ahora un servicio en la cresta de la ola, con millones de usuarios únicos diarios y una cantidad de ingresos desorbitada, pero quizás hayamos comenzado a ver el principio del fin, o al menos el inicio de un largo declive que podría culminar con su desaparición. Eso si Google -como es más que previsible- no da un volantazo para solucionar la situación.

Son muchos los problemas que surgen, fuegos que YouTube no alcanza a apagar antes de que surjan otros nuevos. Sin duda es lo que tiene contar con una base de usuarios de este tamaño, aunque no deja de ser sintomático que todos ellos tengan cierta relación entre sí.

La publicidad, la monetización y Logan Paul: todo tiene que ver

Hace varios meses estalló una agria polémica entre anunciantes, YouTube y creadores de contenido, los conocidos como YouTubers. El motivo era ni más ni menos que las marcas no quieren anunciarse en ciertos contenidos porque los consideran inapropiados, y como son las que pagan pues Google no tuvo más remedio que darles la razón.

Esto enfadó y mucho a los creadores que, de repente, vieron sus vídeos desmonetizados -es decir, sin generar ingresos nunca más- o con beneficios muy mermados. Acusaron a Google de censura y de mil horrores más, aunque en el fondo no es más que una cosa: quien pone el dinero controla a dónde va ese dinero.

Hasta entonces, los youtubers habían hecho gala de su independencia, de no estar "comprados" por las marcas como los medios tradicionales. El problema es que si dependes de los ingresos publicitarios jamás eres del todo independiente, ni siquiera en YouTube. Para su desgracia algunos se dieron cuenta cuando ya era demasiado tarde.

Este cambio de tercio por parte de la plataforma de vídeo más popular del mundo ha tenido sus consecuencias. El YouTube "conservador" hace que para algunos sea mucho más difícil ganarse la vida haciendo vídeos, y eso ha impulsado algunos formatos mucho más agresivos. No dicen palabrotas pero sus contenidos son más que cuestionables desde el punto de vista educativo o moral.

Estos son los 10 youtubers que más dinero ganan del mundo

El mayor ejemplo se ha producido ahora mismo: Logan Paul. Este famoso youtuber se grabó ni más ni menos que junto a un cadáver, lo editó y luego lo subió a Internet. En ningún momento consideró estar haciendo algo mal, y si lo hizo prefirió unos cuantos clicks y monetizar la miseria de esa persona.

¿Quién es el responsable de esto? Evidentemente el mismo youtuber, pero ¿no está YouTube incentivando indirectamente el amarillismo con sus nuevas políticas? Si es más difícil ganar dinero con cada visualización, a más visualizaciones mejor. Al fin y al cabo hay que mantener el mismo nivel de ingresos que antes.

Digamos que poco a poco esta plataforma de desliza hacia un modelo parecido al de la TV tradicional: las marcas ganan poder de decisión sobre qué producto obtiene su dinero y los creadores buscan tener toda la audiencia posible.

Un modelo que puede estar agotándose

En los últimos años, digamos cinco años, YouTube ha subido como la espuma gracias a la incorporación de millones de usuarios, tanto como audiencia como creadores. Es crecimiento natural si tenemos en cuenta que la población digital no para de crecer.

El problema para ellos es que pese a que hay absolutamente de todo en su web y aplicaciones, el fenómeno youtuber es lo más importante que se ha producido hasta ahora. Millones de personas en todo el mundo entran para ver al que más le gusta, activan las notificaciones y interactúan online. Parece la gallina de los huevos de oro, pero como hemos dicho antes no todo dura para siempre.

No hace falta realizar un estudio en profundidad para darse cuenta de que la edad del público de los youtubers más populares es baja. Hablamos de adolescentes o niños en muchos casos, niños que crecen, evolucionan y maduran. No consumen siempre el mismo tipo de contenido y los creadores deben evolucionar o morir.

Estas son todas las alternativas a YouTube para ver vídeos gratis

Algunos lo han hecho, otros no, y eso ha provocado que aparezcan y desaparezcan de la escena nuevos actores. ¿Es sostenible el ecosistema? Puede que sí, pero ¿y si aparece otra plataforma con un modelo nuevo y mucho más adaptado a la demanda actual?

Coincidiendo con el posible agotamiento del formato youtuber llega Twitch, una plataforma de vídeo centrada en el streaming de videojuegos. Es propiedad de Amazon y tiene importantes acuerdos con desarrolladoras de videojuegos y con Sony, creadora de Playstation.

Su crecimiento es exponencial en los últimos tiempos, aunque para gran parte del público se mantiene bajo el radar. Sin embargo Twitch puede llegar a convertirse en la puntilla para YouTube, quizás no a corto plazo pero sí dentro de varios años. O también puede ser que llegue otra compañía con otra idea que pastoree a los usuarios hacia otro modelo más innovador.

No es aún el momento de hacer sonas las alarmas, pero Google debe reaccionar

Antes de que el problema vaya a mayores, Google debe hacer algo y casi seguro que lo hará. Es a día de hoy una de las mayores compañías del mundo y tiene capital suficiente para lo que quiera. Se puede decir que IBM o Microsoft lo eran en su día, sí, pero es que Google podría simplemente comprar cualquier nueva idea.

Si YouTube comienza a dar más síntomas de agotamiento, Google puede dar el golpe de timón necesario para reconvertir su plataforma de vídeo en algo nuevo y mejor o directamente puede evitar que otros compitan de verdad inundando el mercado de dólares. No puede comprar Twitch, pero puede hacer algo muy parecido, o comprar a otro que lo haga.

La pregunta principal es cuándo se va a agotar el formato y qué va a hacer Google para enfrentarse a ello. Ahora hemos visto los primeros problemas, o semillas de problema incluso, pero ¿son dos años? ¿tres? ¿cinco? Lo veremos.

Tags:

#youtube

Ver ahora:

Te recomendamos