Skip to main content

9 alimentos que debes comer con mucho cuidado en la playa

tortilla de patatas

Depositphotos

Judith C.

09/08/2021 - 07:30

Refrescos, patatas fritas, fruta, tápers con multitud de comida llenan la nevera para pasar un día en la playa en familia. Pero, ¿sabes que muchos de los alimentos que llevas pueden provocar una intoxicación alimentaria? Ya sea por el calor, la humedad del propio alimento o la forma de cocinarlo, estos 9 alimentos pueden darte un buen susto en tu día de relax.

El verano se asocia a playa, piscina y actividades al aire libre de cualquier tipo, aunque también al recuerdo de ese día en el que fuiste víctima de una intoxicación alimentaria. 

Si bien existe la falsa imagen de que de estas se producen sobre todo al comer en los chiringuitos, lo cierto es que la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) revela que en la mitad de los casos el origen radica en uno de los alimentos que se llevan en las neveras portátiles para playa. 

¿A qué se debe? Ni más ni menos que a las temperaturas más altas, que animan la proliferación de bacterias y otros gérmenes en los alimentos. 

La franja de temperatura crítica para la conservar en el exterior los alimentos es bastante amplia: entre 4 y 60 grados. 

Ahora bien, si no se quieren correr riesgos sanitarios, se ha de procurar mantener la comida por encima o por debajo del máximo o del mínimo, respectivamente. De ahí la limitación lógica de los frigoríficos y neveras portátiles

Según la OCU, los alimentos que más intoxicaciones provocan durante el verano son huevos (y todos sus derivados), pescado, marisco, vegetales y pollo. Pero no son los únicos. Cualquiera de estos 9 alimentos y comidas puede convertir en un infierno el soñado día de playa. 

1. La mahonesa y cualquier otra salsa que utilice huevo

Entre los alimentos que deben desterrarse de cualquier plan de comida en el campo o en la playa, la mayonesa ocupa el primer puesto. 

En realidad, sería más preciso apuntar a cualquier salsa hecha con huevo, pues resulta igual de peligrosa la mahonesa que una salsa tártara o una carbonara auténtica, por poner 2 ejemplos. 

Incluso en el ambiente protector del hogar, estas salsas deben permanecer en un lugar frío y seco, y no utilizarlo más allá de las 24 horas. 

2. La tortilla de patata es peligrosa si hace calor

Quizás sea el plato más socorrido para llevar un día de aventura por la montaña, una jornada en la piscina o un viaje a la playa. Especialmente si os vais a juntar un gran número de personas. Ahora bien, no es aconsejable llevarla si se deja poco hecha. 

Para garantizar cierta seguridad alimentaria, hay que cocinar la tortilla completamente, que quede bien cuajada, y si es posible, optar mejor por utilizar huevina en vez del huevo. El mismo peligro se afronta si se decide llevar unos huevos fritos o cocidos. 

3. Ostras y cualquier marisco en crudo

La intoxicación alimentaria que provoca el marisco crudo es una de las más graves que puedes sufrir. En el mejor de los cuadros clínicos se presentará diarrea, vómitos y dolor abdominal, pero resultan muy peligrosas para personas con enfermedades del sistemas inmune. 

Las ostras se consideran como potencialmente peligrosas ya que se toman en crudo, y cualquiera de ellas en mal estado, algo que además no se percibe en el sabor, puede derivar en una pesadilla hospitalaria. 

Con ellas, y respecto a cualquier otro molusco, se ha de tener la precaución de consumirlos únicamente en establecimientos que ofrezcan garantías, y jamás comprarlos directamente a los pescadores (furtivos o no), ni mucho menos aventurarse uno mismo. 

4. Los marinados también guardan un peligro oculto

El riesgo de sufrir una intoxicación alimentaria no es exclusivo del marisco. Cualquier otro pescado que se coma en crudo, ya sea marinado, en ceviche o en vinagreta, y que no haya sido congelado debidamente antes de presentarlo puede contener al temido anisakis

5. Las patatas asadas o cocidas

Ya sea en forma de tortilla, asadas o cocidas, hay que tomar numerosas precauciones cuando se opte por llevar patatas para ensalada, para una parrillada o como acompañamiento de otros platos. 

Tanto si se asan en un horno o en una barbacoa, al aire libre o envueltas en papel de aluminio, la patata que no se consume en el momento puede desarrollar bacterias que propician el botulismo, y en consecuencia, ser tóxicas. 

6. Pollo

Otro de los alimentos habituales en una nevera para picnic que se considera práctico pero que puede derivar en un infierno para toda la familia. 

La carne de pollo contiene gran proporción de agua y grasas, que en condiciones ambientales propicias como es el calor excesivo, fomenta el desarrollo de bacterias como la salmonella o la listeria. 

El pollo empanado es doblemente peligroso, ya que contiene huevo y pollo. 

7. El melón y la sandía

¿Quién no ha cargado con un melón o una sandía para el postre de una comida al aire libre en verano? A pesar de su gruesa piel, es precisamente ella la que puede generar problemas de bacterias en la corteza, que se trasmite al alimento en el momento del corte. 

Si se desea llevar ya cortada la fruta, sea melón o sandía, o cualquier otra fruta de verano, no se ha de mantener más de 2 horas fuera del frigorífico. 

8. Hamburguesas y otro tipo de carnes y productos fast food

Aun cuando puede resultar tentador coger unas hamburguesas de cualquier restaurante y tomarlas en la playa, si se percibe que no está bien pasada, mejor dejar de comer, ya que puede contener la bacteria E.Coli o numerosos gérmenes. 

Por supuesto, cualquier carne cruda, como el steak tartar o los carpachos de carne quedan desaconsejados por completo. 

9. Arroces y pastas

Tampoco los arroces y pastas son inocuas para comer en la playa si no se han cocinado adecuadamente y se mantiene la cadena de frío conveniente. 

Determinados tipos de bacterias crecen en ellos con facilidad si no se preparan bien o no se conservan respetando las necesidades de frío y calor en cada momento. 

Este artículo fue publicado en Business Insider España por Judith C.

Y además