Skip to main content

Así afecta a tu cuerpo saltarte el desayuno cada día

Es bueno desayunar, y por esto deberías hacerlo.

19/02/2018 - 09:15

La cantidad de dietas y consejos para comer mejor y estar más sano es ingente, aunque algunas veces pueden contradecirse entre ellos. Esto hace que la población llegue a confundir algunos conceptos, como por ejemplo si es bueno desayunar, si saltarte el desayuno ayuda a adelgazar o las consecuencias de no hacerlo de forma habitual.

Para resolver todas estas dudas, un grupo de científicos ha elaborado un estudio en el que se comparan los efectos de desayunar y de no hacerlo durante varios días. Así se pueden medir las consecuencias sobre la salud del ayuno matinal, aunque seguramente será necesario seguir profundizando en esta línea de investigación.

¿Cómo se ha realizado el estudio?

La metodología seguida por la Universidad de Hoffenheim (Alemania) para estudiar cómo afecta a tu cuerpo saltarte el desayuno es simple pero efectiva: elaborar un grupo de 17 pacientes y monitorizar mediante extracciones de sangre su salud en tres días consecutivos. El primero de ellos saltándose el desayuno, el segundo tomando las tres grandes comidas del día y el tercero saltándose la cena.

El objetivo era medir el nivel de insulina, de glucosa y de otras sustancias que podrían estar relacionadas con la salud y el bienestar de los pacientes.

7 beneficios probados de beber café a diario

El ayuno y su efecto sobre tu salud

Saltarse el desayuno o la cena, ambos tienen el mismo efecto sobre la quema de calorías. Así lo prueba este estudio, que ha comprobado que en ambos casos el cuerpo quema más calorías desarrollando la misma actividad, es decir, que si tu objetivo es quemar grasa podría ser una buena idea eliminar una de las dos comidas.

Dicho esto, no todo es tan sencillo. Lo de saltarte el desayuno tiene un efecto secundario nada agradable, y es que aumenta la resistencia a la insulina y la presencia de marcadores inflamatorios en la sangre. Según los expertos de la Universidad de Hoffenheim, a largo plazo esto podría suponer un aumento considerable del riesgo de obesidad y diabetes tipo 2. Podría, ya que para afirmarlo son necesarios experimentos a largo plazo, no limitados a un período de tiempo de sólo tres días.

En cambio, según declara Courtney Peterson -profesor de la Universidad de Birmingham- a Time, no ocurre así con la cena. Eso significa que para evitar la inflamación y también la tentación de compensar la falta de calorías con snacks, podría ser una buena idea saltarte la cena o reducir considerablemente la cantidad de comida que tomas antes de dormir.

Dicho esto, lo más recomendable es que antes de tomar esta decisión consultes con un doctor o nutricionista, ya que ellos son los que saben qué conviene más a tu cuerpo y qué efectos podría tener esto sobre tu salud según tus circunstancias.

Y además