Skip to main content

El biodiesel de algas, a la vuelta de la esquina

El biodiesel sostenible fabricado con algas podría estar a la vuelta de la esquina

10/03/2016 - 13:37

Con el calentamiento global perfilándose como una de las grandes amenazas para el planeta, la carrera por descubrir alternativas viables al petróleo se torna encarnizada. Son muchas las fuentes de energía que han sido desechadas desde hace años por no sostenerse económicamente. Ahora parece que hay una que podría triunfar: el biodiesel fabricado a base de algas.

Transformar las algas marinas en biodiesel sostenible es un proyecto que lleva un tiempo en desarrollo. El problema es que el proceso para extraer los lípidos necesarios para la combustión implica retrasar el crecimiento de las algas; es la respuesta del vegetal a la privación de nitrógeno. Esto limitaría de forma fatal la viabilidad de la producción a gran escala.

Ahora, gracias a un grupo de investigadores de la Universidad de Florida, quizás el problema haya sido solventado. Han descubierto que una proteína, la ROC40, es la encargada de regular la producción de lípidos cuando las algas son privadas de nitrógeno.

La “asfixia” es el proceso que hay que seguir para poder extraer los lípidos. Entender el funcionamiento de la proteína encargada de la regulación de los mismos permitirá poder extraerlos en cantidad suficiente sin tener que retrasar el crecimiento de la planta. Digamos que la ROC40 hace de policía encargado de regular el tráfico de lípidos en situaciones extremas.

La extracción del aceite de las algas es un procedimiento llamado transesterificación. Este aceite vegetal se quema posteriormente para generar energía, liberando CO2 a la atmósfera. La diferencia con los combustibles fósiles es que se trata del dióxido de carbono que la planta había capturado de la atmósfera durante la fotosíntesis.

Utilizan ultrasonidos para abaratar la obtención de biocombustible

La viabilidad de las algas como fuente de energía alternativa se debe a su versatilidad. Pueden crecer en gran cantidad en entornos muy distintos. A diferencia de otras energías presuntamente verdes, las algas no se usan para consumo humano, al menos en la mayor parte del mundo. El biodiesel convencional, que durante unos años pareció ser una alternativa sólida, precisa grandes extensiones de terreno, disparando el precio de los alimentos y la deforestación.

Los resultados de la investigación han sido publicados por Bala Rathinasabapathi y Elton Gonçalves en The Plant Journal. Es una más de las muchas investigaciones destinadas a mejorar la calidad de vida del ser humano. Por suerte para todos la ciencia no para de dar buenas noticias.


[Fuentes: Phys.org, The Plant Journal y Biodisol]