Skip to main content

BMW Serie 5: el coche más tecnológico que jamás hemos probado

bmw serie 5 prueba tecnología

16/03/2018 - 12:00

El BMW Serie 5 es un coche que no pasa desapercibido a primera vista. Pero no solamente por la imponente estética firmada por el sello de la marca muniqués BMW, sino también por toda la tecnología que esconde bajo su carrocería. Hemos tenido la oportunidad de probar a fondo este coche en nuestra Zona Motor, y os vamos a contar todo lo que ofrece esta gran berlina en su versión de más alta gama.

El Serie 5 de BMW se presenta como una berlina diseñada para devorar kilómetros. Es un coche de grandes dimensiones dentro del cual ya os podemos adelantar que se viaja tan cómodo tanto delante como detrás, ya sea como conductor o como pasajero, y sobre todo llama la atención la cantidad de tecnología que trae por dentro y por fuera. Es el coche más tecnológico que hemos tenido la oportunidad de probar en mucho tiempo.

Para que os pongáis en situación, os diremos que la unidad del BMW Serie 5 que ha pasado por nuestras manos traía un motor diésel 2.0 (era un 520d) de 190 caballos acompañado de un cambio automático con levas y el acabado Sport Line. El precio de esta versión parte de los 53.683,18 euros, pero nuestra unidad traía prácticamente todas las tecnologías extra en las que se puede configurar este coche.

¿De qué tecnologías de BMW os vamos a hablar? Empezaremos haciendo un repaso de lo que hay dentro del coche: el cuadro de instrumentos digital, el Head-up Display, el navegador de 10,25 pulgadas... y también las tecnologías que hay fuera, sobre todo de aquellas que dotan a este vehículo de conducción autónoma de Nivel 2. Y no nos vamos a dejar tampoco otros detalles no menos importantes como la llave con pantalla táctil o el control remoto del coche desde el móvil, entre otras cosas.

En nuestra Zona Motor hemos probado muchos coches, y la semana que hemos pasado con esta unidad del Serie 5 nos ha hecho descubrir tecnologías que jamás habíamos visto tan equipadas en un coche. Este modelo tenía prácticamente todo lo que se le puede pedir a un coche hoy en día desde el punto de vista de la tecnología.

De lo que ya os adelantamos que no vamos a hablar en este reportaje es del apartado más "motorístico" de este coche: eso se lo dejamos a nuestros compañeros de AutoBild, y nosotros, como amantes que somos de todo lo que lleve botones, nos vamos a enfocar al cien por cien en la tecnología del BMW Serie 5. Veréis que da para hablar (y mucho).

A bordo del Serie 5 de BMW

Nos subimos a bordo del BMW Serie 5 para analizar su tecnología

Empecemos nuestro análisis sentándonos al volante del Serie 5. El asiento con tapicería de cuero es personalizable desde diferentes regulaciones (altura, profundidad, agarre lateral en la espalda, etcétera), y tanto en el puesto de piloto como en el del acompañante hay dos memorias disponibles para guardar dos configuraciones de posición diferentes. Todo lo que toques sentado al volante de este coche transmite sensación de la más alta calidad.

El interior del Serie 5 de BMW

Si miramos al frente desde el asiento del conductor, veremos que BMW apuesta por un cuadro de instrumentos cien por cien digital en el que toda la instrumentación se muestra dentro de una pantalla de 12,3 pulgadas. Pero si levantamos un poco la vista, veremos que sobre el propio parabrisas se proyecta también cierta información a través de la tecnología de Head-up Display. Y en el centro del salpicadero, un navegador de 10,25 pulgadas que se puede controlar incluso por gestos.

Dado que cada uno de estos elementos entraña muchas curiosidades tecnológicas, lo mejor será que vayamos paso a paso. Súbete con nosotros a esta prueba tecnológica en la que te vamos a contar de principio a fin todas las tecnologías que monta a bordo este coche.

Diferentes diseños de interfaz para el cuadro de instrumentos

El cuadro de instrumentos del Serie 5

A diferencia de otras marcas, BMW ha decidido no limitarse a un diseño fijo en su cuadro de instrumentos digital y ha optado por aprovechar al máximo las posibilidades que realmente ofrece esta tecnología. En la pantalla que tenemos detrás del volante hay una interfaz que cambia en función del modo de conducción, de tal forma que el cuadro de instrumentos que veremos -por ejemplo- en el modo Sport no será el mismo que en el modo Eco Pro.

El Serie 5 tiene cuatro modos de conducción, y los tres primeros son los que tienen una interfaz diferente para cada uno de ellos: el Sport, que tiene una interfaz más agresiva de color rojo que solamente muestra la información imprescindible durante la conducción; el Comfort, que muestra más datos acerca del viaje; y el Eco Pro, que muestra incluso la energía que se regenera con cada frenada. Y también está el modo Adaptative, que vendría a ser algo así como el modo estándar en el que el coche decide qué modo activar en cada situación.

El aspecto que tiene el cuadro de instrumentos en el modo Eco Pro
El modo Sport

La ventaja de este sistema es que solamente ves la información que necesitas en cada modo de conducción. Si vas en el modo Sport, no tiene ningún sentido que el coche te muestre la energía que estás regenerando en las frenadas; y si vas en el modo Eco Pro, es de cajón que te interesará saber en todo momento cómo está siendo tu eficiencia a la hora de conducir (el coche incluso te puede mostrar alertas para que levantes el pie del acelerador si lo estás pisando más de la cuenta).

El cambio entre una interfaz y otra se aplica automáticamente cada vez que cambias de modo de conducción a través de los botones que hay en el eje central, a la izquierda de la palanca de cambios.

El Head-up Display, una vez lo pruebas, te cambia por completo la experiencia de conducir en un viaje largo

Head up Display de BMW

Que un coche tenga un proyector que muestra información en el parabrisas no es ninguna novedad, pero lo que BMW ha hecho con el Head-up Display es una absoluta maravilla. La proyección se ve de diez en cualquier condición de luz, y es completamente personalizable en el sentido de que puedes elegir la altura a la que se proyecta, la intensidad de la imagen y el ángulo en el que se muestra.

Así se ve desde fuera el proyector del Head-up Display

Lo que más nos ha gustado del Head-up Display es que tiene una interfaz que contiene todo lo que puedes necesitar tener a la vista durante un viaje por carretera. Por norma general siempre se te mostrará el límite de velocidad del tramo por el que estás circulando en ese momento (el coche va reconociendo las señales de tráfico una tras otra a través de su cámara frontal), la velocidad a la que vas y si tienes o no activos los asistentes a la conducción. Pero hay más.

Si estás siguiendo una ruta de navegación, irás viendo todas las indicaciones directamente en el parabrisas. Y son indicaciones muy detalladas, ya que incluso se te mostrarán dibujos con los carriles en los que debes mantenerte o el aspecto que tiene la señal de la salida que debes tomar. Si llevas el Head-up Display, acabarás por no necesitar mirar el navegador en ningún momento para llegar a tu destino.

Una llamada entrante en el Head-up Display

Desde esta proyección también verás quién te está llamando al teléfono cuando recibas una llamada, podrás navegar entre la reproducción de música (cambiar de emisora, pasar de canción, seleccionar otra fuente de audio...) y, en definitiva, tendrás al alcance de la mirada todo lo que puedes necesitar consultar mientras estás al volante. Es un añadido de comodidad y, sobre todo, de seguridad.

De hecho, el Head-up display proyecta también avisos cuando detecta que nos estamos acercando a demasiada velocidad a un ceda el paso o un STOP: si el sistema detecta que vamos demasiado rápido como para deternos a tiempo (lo que, en principio, significaría que no hemos visto la señal), emitirá una alerta sonora y luminosa para avisarnos de la situación.

El navegador se puede controlar de muchas formas

El navegador del Serie 5 de BMW

A través de una orden de voz; desde la pantalla táctil; mediante la ruleta que hay en la consola central; con gestos de la mano... hay muchas formas de navegar por la pantalla táctil de 10,25 pulgadas que encabeza el navegador de este BMW Serie 5, y a cada cual es más cómoda para cada tipo de situación. Puedes subir el volumen de la música con el gesto de girar la mano delante de la pantalla (sin necesidad de tocarla), y también puedes llamar a alguien pulsando el botón de voz que hay en el volante y diciendo "Llamar a [...]". Y muchos más ejemplos.

La interfaz del navegador de BMW está dividida en seis apartados: Reproducción de música, Comunicación, Navegación, ConnectedDrive, Mi vehículo y Notificaciones. Cada apartado está representado con una tarjeta que muestra cierta información (en el caso de Mi vehículo, por ejemplo, puedes ver el consumo medio y la velocidad media) y que, pulsando sobre ella, te permite acceder a ese apartado en cuestión.

Mi vehículo

De esos seis apartados, el más interesante es el de ConnectedDrive. Es el apartado que esconde buena parte de las funciones de coche conectado de este BMW Serie 5, y con la tarifa de datos que trae activa de fábrica este coche puedes acceder a aplicaciones de BMW -en esta parte todavía no es necesario que conectes tu teléfono al navegador- tales como las noticias, el tiempo o un radar de precipitaciones.

Además de esas aplicaciones, ConnectedDrive también alberga bajo su paraguas otros servicios tales como la llamada de emergencia (disponible desde un botón que hay instalado en el techo) o los servicios remotos, que permiten tanto consultar cuestiones técnicas sobre el funcionamiento del coche como recibir información sobre cualquier otra duda que podamos tener durante nuestro viaje.

Así se imagina BMW el futuro del coche autónomo (y lo hemos probado)

Lo que os decíamos de controlar el navegador de diferentes formas resulta muy práctico, sobre todo por esos gestos que te permiten -por ejemplo- subir o bajar el volumen de la música girando la mano delante de la pantalla o cambiar de canción haciendo el gesto de la pinza. Pero al final eres tú el que decide cómo manejas la pantalla: de nuevo, de lo que se trata es de tener el mayor número posible de alternativas para controlar las funciones del coche sin distraernos mientras estamos al volante.

Ruleta de BMW

¿Y qué hay de las funciones de conectividad con el móvil? En BMW, a día de hoy solamente se puede utilizar Apple CarPlay en sus navegadores (se paga como extra), mientras que Android Auto todavía no está disponible. La conexión entre el móvil y el coche se puede hacer de forma inalámbrica mediante Bluetooth, de tal forma que cada vez que entres el coche podrás olvidarte de tener que hacer ninguna vinculación: será el propio iPhone el que se conectará al navegador, y nada más subirte a bordo tu teléfono estará ya cien por cien conectado con el coche.

La conexión puede hacerse también a través de un cable (hay una toma USB debajo del navegador), pero a poco que tengas un iPhone 8 o superior no tendría mucho sentido que lo hicieras de esta forma. Y ahora entenderás el motivo.

Apple CarPlay en BMW

Resulta que debajo del navegador se alberga una base de carga inalámbrica. Por lo tanto, si tienes un iPhone 8, iPhone 8 Plus o iPhone X, bastará con que dejes ahí el móvil para que la batería se esté cargando independientemente de si estás utilizando o no las funciones del teléfono desde el navegador. Esta base es también compatible con móviles Android que tengan carga inalámbrica y, ahora hablaremos más a fondo de ello, resulta que desde ahí puedes cargar también la llave de este coche.

La base de carga inalámbrica de BMW

Dado que la base de carga inalámbrica tiene un mecanismo mediante el cual se puede cerrar la tapa que tiene encima para que no esté a la vista ese hueco, BMW ha incorporado un sistema que te avisa si vas a salir del coche y resulta que te has olvidado el teléfono en la base de carga. Y ahora hablaremos de la llave, aguantad un poco más.

WhatsApp ya es compatible con Apple CarPlay

De las funciones del móvil que se pueden utilizar desde el navegador no os vamos a hablar mucho porque seguramente ya conozcáis más que de sobra Apple CarPlay: es un apartado independiente de la interfaz al que se accede desde la pantalla principal del navegador, y una vez dentro la interfaz cambia hacia un menú que incluye por defecto las siguientes aplicaciones:

  • Teléfono
  • Música
  • Mapas
  • Mensajes
  • Ahora Suena
  • BMW (para volver a la interfaz principal del navegador)
  • Podcasts
  • Audiolibros
Apple CarPlay

Pero eso no quiere decir que, a través de una orden de voz, no puedas hacer otras cosas como mandar un WhatsApp a alguien o responder a un mensaje de texto sin necesidad de tocar el móvil. El botón de comando de voz de BMW funciona igual que en otras marcas: si lo pulsas una vez, se pone en marcha el asistente de voz de la propia marca; si lo mantienes pulsado un par de segundos, entra en marcha Siri.

Por otra parte, también os diremos cómo queda el tema de las aplicaciones de navegadores: el único navegador que exprime todas las tecnologías del coche es, lógicamente, el de BMW (es el que muestra las indicaciones en el Head-up display, por ejemplo); los Mapas de Apple se pueden utilizar (y ver) desde la pantalla del navegador, con instrucciones de ruta por voz; y en el caso de Google Maps, tan solamente podremos escuchar las indicaciones por voz, pero no verlas en la pantalla del navegador.

Una llave que te abre las puertas a todo un mundo de posibilidades

La llave que trae el Serie 5 de BMW

Decir que la llave del BMW Serie 5 te abre la puerta a algo podría sonar redundante, pero creednos cuando os decimos que seguramente jamás hayáis visto una llave como la que trae este coche. Es una llave muy peculiar porque, para empezar, resulta que integra una pantalla táctil que permite controlar diferentes funciones del coche. Y cuando decimos "controlar", lo decimos literalmente.

Bajo un diseño que no deja de lado los botones físicos de apertura del maletero y bloqueo/desbloqueo de las puertas, esta llave cuenta también con una pantalla táctil a todo color que permite realizar de forma remota (tienes que estar cerca del coche, eso sí) acciones tales como ver si las puertas/ventanillas están cerradas/subidas, comprobar cuánta autonomía le queda al depósito o encender la ventilación antes de subirte a bordo.

Pero todo eso no es nada comparado con la función estrella: mover el coche desde el mando. ¿Nunca te has encontrado con ese conductor incívico que ha aparcado a cinco centímetros de tu puerta? Con el Serie 5, salir de esa situación es pan comido.

Control remoto del Serie 5 desde el mando de BMW

El Serie 5 se puede controlar de forma remota desde la pantalla de la llave, y desde fuera puedes arrancar el coche para después moverlo hacia adelante o hacia atrás. En todo momento tienes que estar relativamente cerca del coche para que el control remoto funcione, y lo máximo que pueden girar las ruedas son 10º (y eso lo decide el coche si detecta algún obstáculo). Creednos cuando os decimos que es una maravilla sacar el coche de esta situación de esta forma.

Control remoto del coche desde la llave

En todo momento, el Serie 5 lleva activos todos los sensores para detenerse en caso de que detecte algún obstáculo (nosotros probamos a ponernos en su trayectoria mientras lo movíamos hacia adelante y aquí estamos, vivitos y coleando para poder contarlo). Y lo cierto es que impresiona (mucho) mover con el dedo un coche que pesa más de dos toneladas.

El mayor enemigo del coche autónomo es... el túnel de lavado

Diréis: bueno, ¿y si la llave se queda sin batería? ¿Me quedo sin poder entrar al coche? A nosotros nos pasó que la llave se quedó sin batería después de varios días sin ponerla a cargar en la base de carga inalámbrica, y lo único que ocurrió fue simplemente que no teníamos acceso a las funciones más "chulas" de este Serie 5: lo que es el sistema de apertura y cierre del coche es independiente de lo demás, y se alimenta de una pila como la que puede traer la llave de tu coche, de forma que si se te queda la llave sin batería podrás seguir utilizando el coche con total y absoluta normalidad.

Todo el sistema de la pantalla táctil, en cambio, sí se alimenta de una batería recargable que se puede cargar tanto de forma inalámbrica como a través del puerto microUSB que incorpora en uno de sus laterales. Al final, lo más fácil es acostumbrarte a dejar la llave en la base de carga inalámbrica cada vez que entras en el coche (salvo que quieras cargar también el móvil).

Y la aplicación de BMW Connected, también con funciones de control remoto

La aplicación de BMW Connected en el iPhone

Pero si lo que tiene que ofrecerte la llave de BMW no termina de convencerte, entonces espera a conocer la aplicación de BMW Connected (disponible tanto en Android como en iOS). Es una app para el móvil que, una vez se vincula con tu coche, te permite acceder a más funciones todavía de las que ya de por sí ofrece la llave inteligente. Puedes, por ejemplo, ver qué hay alrededor del coche en el lugar en el que lo has dejado aparcado.

La aplicación de BMW Connected te permite acceder al coche allá donde estés. Desde el móvil puedes abrir o cerrar las puertas, tocar el claxon, localizar la ubicación en la que está aparcado el coche o encender la ventilación (así como también programar su encendido para una hora concreta), además de poder comprobar si todas las puertas están correctamente cerradas.

BMW Connected

Pero, además de eso, la aplicación dispone de una función de lo más curiosa llamada Remote 3D View. Es un apartado que te permite ver lo que rodea al vehículo, ya que resulta que la aplicación es capaz de conectarse a todas las cámaras que tiene el coche (cuatro en total: una delante, una en cada retrovisor y otra detrás) para crear una imagen en 360º grados de lo que hay a su alrededor.

Es una función muy interesante si, por ejemplo, has dejado el coche aparcado en un sitio que no ha terminado de transmitirte toda la confianza que debiera. Puedes ver qué está ocurriendo en ese momento alrededor del coche (en una imagen estática en la que puedes girar el ángulo con el dedo), aunque debemos decir que se trata de una función que tiene un número limitado de usos al día (por cuestiones de privacidad).

BMW Remote 3D View

Todas estas funciones, tal y como ya hemos mencionado antes, son posibles gracias a que el coche está permanentemente conectado a Internet con una tarifa que ya trae activa de fábrica. Mientras haya cobertura, siempre podrás conocer el estado del vehículo desde el móvil.

Serie 5 de BMW: un coche con conducción autónoma de Nivel 2

Hablemos ahora de los asistentes a la conducción del BMW Serie 5

Pero la tecnología de los coches hoy en día no se limita solamente al interior. Los coches son cada vez más seguros en parte gracias a todos los asistentes que reducen las posibilidades de que un fallo humano pueda poner en peligro la integridad del conductor y los pasajeros, y en este BMW Serie 5 encontramos lo máximo en cuanto a asistentes a la conducción.

Para empezar, no faltan ni el control de crucero adaptativo ni el asistente de mantenimiento de carril. Que este coche tenga conducción autónoma de Nivel 2 quiere decir que sigue siendo necesaria la presencia y atención del conductor durante la mayor parte del tiempo, y es por eso por lo que hay que entender todas estas tecnologías como asistentes a la conducción, pero no como sustitutos. Están ahí para ayudarte, pero no para sustituirte (de momento).

Los asistentes a la conducción del Serie 5 de BMW

En el Serie 5, con los sensores que incorpora el coche te puedes hacer un Madrid - Barcelona prácticamente sin necesidad de tocar el volante o los pedales durante la gran mayoría del trayecto. El coche es capaz de seguir por él mismo la trayectoria del carril, y con el control de crucero adaptativo puede regular la velocidad automáticamente en función del tráfico que haya delante. Eso significa que, con este coche, un viaje largo por autopista se hace prácticamente solo.

Lo interesante es que, a diferencia de los sistemas de asistencia de la competencia, en este modelo el coche es capaz incluso de adelantar por él mismo. Cuando vas con todos los asistentes activos, basta con que des un toque al intermitente para que el coche inicie y ejecute el adelantamiento (siempre y cuando no venga nadie detrás, claro está); después, con otro toque al intermitente el coche volverá al carril derecho.

Cuadro de instrumentos del BMW Serie 5

El de BMW es el sistema menos invasivo que hemos probado hasta la fecha: cuando activas los asistentes, el coche no te pedirá que lleves las manos estrictamente agarradas al volante: en realidad, basta con que haya un ligero contacto (con un dedo incluso) para que el sistema siga funcionando sin mostrarte ningún aviso de que cojas el volante. Eso sí: por seguridad, jamás deberías quitar las manos del volante.

Dado que la cámara que lleva el coche en el frontal reconoce todas las señales de tráfico que nos encontramos en nuestra trayectoria (y nos las muestra en el cuadro de instrumentos), también tenemos la posibilidad de adaptar la velocidad de crucero a la velocidad máxima de cada tramo con un toque en uno de los botones del volante.

Estas tecnologías también se pueden utilizar a baja velocidad, de forma que si estás en un atasco (incluso en la ciudad) puedes poner en marcha las asistencias a la conducción para que sea el coche el que se desplace hasta una velocidad de 30 km/h (o más, si lo configuras) adaptándose al tráfico (tendrás que ser tú el que inicie la marcha cada vez que se detenga del todo).

Y hasta aquí llega nuestro análisis de la tecnología del BMW Serie 5

El BMW Serie 5 está a la venta en España con un precio que parte de los 53.683,18 euros, y esperamos que con esta prueba tecnológica hayáis podido resolver buena parte de las dudas que pudieráis tener acerca de esta berlina. Y ya sabéis: seguid nuestra Zona Motor para ver más contenidos sobre cuatro (o dos) ruedas.

Ver ahora: