Skip to main content

Comer más pescado puede prevenir el párkinson, según un estudio

pescado parkinson

23/04/2018 - 21:38

Si te gustaría mantener sano tu cerebro por mucho tiempo, asegúrate de que el pescado abunda en tu dieta. Y es que una investigación que ha llevado a cabo un equipo de científicos de la Universidad Tecnológica Chalmers (Suecia) sugiere que comer pescado puede prevenir el párkinson, y es posible que también otras enfermedades neurodegenerativas, como el alzhéimer, la enfermedad de Huntington o la ELA.

Diversos estudios científicos revelan que los beneficios para la salud de comer pescado, e investigaciones anteriores ya habían vinculado su consumo con una mejor salud neurológica a largo plazo. Ahora, el nuevo trabajo arroja más luz sobre este vínculo y demuestra cuál es la razón que permite al pescado prevenir el párkinson.

En el documento, los investigadores explican que la parvalbúmina, una proteína que se encuentra en grandes cantidades en diferentes especies de peces, es la responsable de estos efectos beneficiosos. Esta proteína, que se encuentra presente en el bacalao, el salmón, el arenque, la carpa, la gallineta nórdica o el pargo colorado (aunque sus niveles pueden variar mucho a lo largo del año), tiene la capacidad de prevenir la formación de unas estructuras proteicas estrechamente asociadas con la enfermedad de Parkinson.

El cortisol podría prevenir y curar el párkinson

Una de las características del párkinson es la formación de placas de la proteína alfa-sinucleína en el cerebro. El equipo ha descubierto que la parvalbúmina es capaz de formar estructuras amiloides que se unen con la proteína alfa-sinucleína, haciendo que esta última desaparezca y evitando que forme sus propias placas potencialmente dañinas.

Teniendo en cuenta estos efectos, los investigadores recomiendan comer pescados ricos en parvalbúmina especialmente a finales de verano y durante el otoño, ya que los niveles de la proteína son mucho más altos en los peces después de haber estado expuestos mucho tiempo al sol. 

Dado que otras enfermedades neurodegenerativas también se producen por la acumulación de placas amiloides en el cerebro, como es el caso de el alzhéimer, los científicos ya han programado otro estudio para analizar los efectos de la parvalbúmina para el este otoño.

[Fuente: Science Daily]