Skip to main content

Cómo se prepara la NASA para sobrevivir al huracán Dorian

Huracán

03/09/2019 - 14:38

A su paso por Bahamas el huracán Dorian ha dejado menos de cinco muertos, pero un panorama devastador. Ahora de categoría 3 continúa con su visita por la costa suroriental estadounidense, donde se ha ordenado la evacuación de un millón de personas.

Al igual que se preparan las casas y se pone a los ciudadanos en lugar seguro, otras instalaciones de esa región se han tenido que preparar para sufrir el menor número de daños posibles. La NASA es un buen ejemplo de ello, los ingenieros y científicos de la agencia espacial son expertos en enfrentarse a estas situaciones

Los más de 8.000 empleados del Centro Espacial Kennedy de Cabo Cañaveral empezaron a prepararse varios días antes de la llegada de Dorian y es que, la operacion HURCON IV que se estableció para proteger las instalaciones de estos fenómenos ambientales, implica muchas horas de trabajo. 

Una de las tareas más costosas e impresionantes de este operativo implica guardar la plataforma de lanzamiento móvil dentro del VAB. Una estructura de 650 millones de dólares con forma de torre que sirve para lanzar en el futuro un cohete que están desarrollando. 

Con más de 120 metros de altura, no resulta nada fácil de transportar, pero en la NASA no se va a arriesgar a que los vientos de 200 kilómetros por hora de un huracán destroce todo el trabajo realizado, aunque sean más de ocho horas de traslado. Eso es, para guardar la torre necesitan más de 8 horas de trabajo, por lo que el operativo se puso en marcha varios días antes de los que la predicción del tiempo estipulaba para que Dorian llegara a la costa estadounidense. 

El Edificio de Ensamblaje de Vehículos (VAB), donde se guardará la torre de lanzamiento, se utiliza para almacenar la nave espacial más grande del centro y debería ser capaz de soportar ráfagas de viento de 200 kilómetros por hora.

Es parte de las nuevas estructuras creadas por la NASA para resistir estos huracanes. Después del desastre provocado por Andrew hace unos 15 años decidieron que todos los edificios que se construyeran dentro del Centro Espacial Kennedy estarían diseñados para ser refugios contra estos desastres naturales.

La plataforma está compuesta por otras estructuras fijas que no sé pueden mover y deberán resistir a la tormenta. Lo mismo pasa con la plataforma de lanzamiento 39A que actualmente está alquilada por SpaceX. La compañía espacial de Elon Musk asegura no estar preocupada: "si puede manejar 5.6 millones de libras de fuerza al despegar el cohete Falcon Heavy, debería ser capaz de sobrevivir a un huracán" explican a The Verge

Los empleados han gasificando vehículos del gobierno, movido objetos a lugares seguros y analizado qué ventanas deben estar cerradas para la tormenta, es decir, preparativos que tenían como fecha límite el pasado sábado 31 de agosto en previsión de que Dorian les alcanzara dos días más tarde, los primeros días de septiembre. 

A la mayoría de los empleados no se les ha permitido estar en el centro durante la tormenta, pero sí se ha quedado en las instalaciones un grupo reducido para monitorizar el paso de Dorian por el centro de investigación. Todo parece haber ido bien y ahora la NASA estudia cuándo podrá reabrir el centro para seguir con el trabajo que estaban llevando a cabo antes de la visita de este huracán. 

Ver ahora: