Skip to main content

El consumo de combustibles fósiles lleva 40 años subiendo sin parar

La dependencia de los combustibles fósiles se ha mantenido en los últimos 40 años.

05/12/2017 - 13:10

La lucha contra la emisión de gases de efecto invernadero dura ya varias décadas. Al ser la utilización de combustibles fósiles la principal fuente de estos gases contaminantes, están en el punto de mira de todos los protocolos y tratados firmados para reducir su uso, aunque a tenor de los datos publicados por el Banco Mundial, no estamos teniendo mucho éxito.

Los efectos del cambio climático y el calentamiento global empiezan a notarse, y de momento no hemos hecho nada para evitarlo. Sí, las energías renovables están en auge y hay varios países que ya han conseguido autoabastecerse con ellas, pero si ampliamos el foco vemos que cada vez se consumen más combustibles fósiles en todo el mundo.

Incapaces de reducir el consumo de petróleo y gas

De forma sostenida, los derivados del petróleo han supuesto más del 80% del consumo energético mundial desde principios de los años 70 hasta ahora. Prácticamente inalterable se ha mantenido su relación sobre el total, lo que se traduce en un consumo cada vez mayor si tenemos en cuenta que cada vez se consume más energía.

Aunque es un dato para ser muy pesimistas, hay varias observaciones compartida por Quartz que lo diluyen acertadamente:

  • Las renovables cada vez son más populares para generar energía. Su problema es que las centrales eléctricas sólo suponen el 25% de la energía que consumimos
  • Los países desarrollados utilizan varias fuentes de energía, pero no así los que están en vías de desarrollo

La contaminación mata a medio millón de personas en Europa

Por qué las renovables no bastan

Como comentario a estos dos peros, hay que decir varias cosas. En primer lugar, los vehículos con motor de combustión siguen siendo uno de las principales fuentes de emisión de gases de efecto invernadero y contaminantes, además de consumir buena parte de la gasolina y petróleo a nivel mundial. Además, el comercio no para de crecer, con el gasto que eso supone.

Por último, los países en vías de desarrollo han reclamado varias veces su derecho a crecer económicamente quemando combustibles fósiles. Por poco visionario que pueda parecer, tienen su parte de razón: parte del crecimiento de las princopales potencias mundiales se basa en décadas de energía barata a base de carbón, petróleo y gas.

Por ahora es prácticamente imposible cumplir las metas de reducción de emisiones si no se hace algo para sustituir el motor de combustíon como principal medio de transporte. Por mucho que crezcan las energías renovables, en el mejor de los casos supondrán el 25% de la energía total del planeta.

Ver ahora: