Skip to main content

Debate: ¿Realmente necesitas una conexión de 300 Megabits?

¿Ofrecen las operadoras más ancho de banda del necesario?
user

27/03/2015 - 12:53

Si echamos un vistazo a la amplísima oferta de las operadoras que nos proporcionan conexión de banda ancha, muy probablemente terminemos con un buen dolor de cabeza. La variedad de precios, fórmulas y opciones es enorme y, para colmo, muchos usuarios ni siquiera saben el significado de los términos que manejan.

Pero seamos sinceros: las cifras mandan y, a la hora de contratar un servicio, el primer lugar al que se nos van los ojos es a la cifra que encabeza la oferta: el ancho de banda, las velocidades que ofrecen -con mucha letra pequeña- y todo lo que, teóricamente, podemos hacer con esa velocidad. 

No pretendemos entrar en la discusión de cuánto de verdad hay en esas cifras idílicas y cuánto de realidad en lo que obtenemos, nuestra pregunta es otra. ¿Supera la oferta nuestras necesidades reales?

O lo que es lo mismo, siguiendo las últimas cifras que manejan las operadoras para nuestro mercado. ¿Necesitamos realmente una conexión de 300 megabits? ¿Aprovecharíamos un ancho de banda como ése?

¿Qué es lo que piensas tú? Déjanos tu comentario.

¿Es necesario tener 300 megas ...? pues depende. Si no vas a hacer un uso intensivo de tu conexión a Internet, con menos megas tienes suficiente. Pero hoy en día, casi todos utilizamos Internet en casa a tope.

Por ejemplo, vemos nuestros programas favoritos de la tele en streaming, donde y cuándo queremos y no creo que a nadie le apetezca verlo " a tirones". También es normal el trabajo de forma colaborativa, compartiendo archivos, documentos en servidores en la nube como por ejemplo Drive.

Yo he cambiado recientemente a fibra óptica y, personalmente, he notado diferencia. Va mejor y más rápido. Por otro lado, es muy habitual que de un mismo wifi se alimenten los equipos de sobremesa, los portátiles, los smartphones, las tablets... todos los dispositivos que pueda tener alguien en casa.

Y está claro que para que todos tengan una buena calidad de conexión, los megas tienen que fluir con alegría... De todas formas, para gustos colores.

Como pasa siempre en tecnología, todo depende de para lo que necesitemos toda esa velocidad. Por lo general, muy pocos usuarios (y estoy hablando estadísticamente) serán capaces de explotar en toda su gloria las conexiones que actualmente se ofrecen, ofertas con más megas que sentido común.

Es cierto, vemos imágenes de los test de velocidad de Google Fiber y se nos hace la boca agua pensando en lo rápido que se nos van a cargar las páginas y descargar las películas (previo pago). Y sin embargo, todo eso aún está lejos.

La gente está bastante quemada con el tema de las operadoras y las conexiones. Las líneas de atención al cliente no dan a basto con llamadas de protesta en las que siempre está sonando el mismo mensaje: “Es que yo estoy pagando X megas y en realidad me llegan X/10”.

Así que, adelante con las altas velocidades y los megas a cascoporro. Así, si tenemos un poquito de suerte llegaremos a tener las conexiones por las que llevamos pagando dos años en nuestros recibos.

Cuando me enteré de la noticia de que Movistar subiría de 100 a 300 MB la velocidad de Fusión, me pareció una buena noticia, pero claro, luego me enteré que esto me supondría un incremento en mi factura. 

Me parece muy bien que una compañía se preocupe de sus clientes, que les mejore el servicio, pero siempre que esto no suponga ningún extra, puesto que existe un contrato y unas condiciones previamente acordadas entre las dos partes.

Me pueden vender la moto, decirme que si yo quiero puedo cancelar el contrato, pero ¿Y si yo estaba contento con mis 100 MB, y si para mí eran suficientes?. No necesito que me triplique la velocidad, puesto que con la mitad de MB que tenía, son más que suficientes.

No descargo contenidos, y para consumir contenidos online, 20 MB reales llegan de sobra, y esos 6,7 euros me vienen de lujo.

En cualquier caso, yo creo que la decisión dependerá del uso que se vaya hacer de la conexión. Así, si por ejemplo se necesita para trabajar y se requiere una conexión fluida, está claro que se agradecerán esos 300 megas de la fibra óptica.

También ocurrirá esto en el caso de que sean varios los dispositivos que utilicen esa conexión. En esto casos, siempre vendrá bien un ancho de banda superior.

Volar siempre fue una de las mayores inquietudes del hombre, y creo que Internet es el avión de este siglo. Las alas que mueven la sociedad. Y por supuesto, los megas son el motor de este avión.

Quizá a día de hoy la cifra de 300 Megas es algo desorbitada, pero pienso que si partimos de una buena base es posible que la arquitectura de Internet se vaya adaptando de tal manera que esos 300 Megas puedan ser en un futuro medianamente aprovechables.

Internet tiene que ser rápido y estar a la altura de lo que se espera de él. Si no le acompaña un buen motor, Internet no sirve de nada y los 300 Megas son un gran paso hacia delante. La nube (ese ente incorpóreo) que a mucha gente todavía le suena a chino, es uno de los grandes beneficiados con conexiones más veloces ya que nos permitirá descargar nuestra información a una velocidad de vértigo en cualquier lugar, lo que hará que este ente tan interesante vaya creciendo.

Aunque ahora queda ver en que quedará todo esto. Que realmente esto no sea simplemente una estrategia de marketing, que este avión no se termine cayendo, y que los 300 por fin lleguen a todas las casas y batallen por un Internet mejor y por supuesto más veloz.

He sufrido una conexión de ‘Hasta 1 Mbps’ por la incompetencia de las operadoras hasta hace poco. ¿Sorprendente? Sí, si tenemos en cuenta que vivo en Madrid y que innumerables portales de la ‘misma promoción’ disfrutan del FTTH líder.

Y es que mi comunidad –y las colindantes– se quedó con el cable enroscado en los cuartos traseros y sólo se obtuvo por respuesta que no se podía canalizar (misma constructora y mismo año que los primeros, y todos los castigados dentro del último plan de despliegue en la zona). Curioso ¿no?

Y no hablemos de poblaciones pequeñas, a años luz en este aspecto. Con esto quiero llegar a que, si bien soy férreo defensor de los 100, 200, 300 o 500 Mbps, creo que las operadoras deberían apostar por hacer de ellos un servicio universal y no abrir más la brecha digital.

¿Anteponer sus intereses? Comprensible. ¿300 Mbps? Sí, pero para todos. ¿Simetría? Se podría debatir. ¿Los necesitamos? Lo desconozco, pero pagar lo mismo por 1 que por cientos de Mbps, es de juzgado de guardia.

Ver ahora: