Skip to main content

Dormir mal y aumentar de peso: la ciencia explica la relación

Relación entre dormir poco y engordar.

27/03/2018 - 07:47

Hay muchas dietas que relacionan el dormir bien o mal con el aumento de peso o la reducción del mismo. Son dos elementos que aparentemente no tienen relación, pero ¿y si tienen razón? La ciencia ha demostrado que la falta de sueño puede hacerte ganar peso de foma indirecta, y el motivo está bastante claro.

Diversos estudios han comprobado que las personas que no duermen suficientes horas tienen tendencia a engordar, pero ¿cuál es el motivo? Al parecer, tiene mucho que ver con la forma en la que funciona tu organismo, especialmente la parte de él encargada de regular la quema de calorías y el consumo de las mismas: tu metabolismo.

Dormir menos de seis horas al día puede contribuir a largo plazo al desarrollo de enfermedades como el alzheimer y otros tipos de demencia, aunque no es la única consecuencia indeseable del insominio. También se produce la desregulación casi inmediata de tu metabolismo, que deja de comportarse de forma "normal".

Según un estudio, la falta de sueño provoca desequilibrios entre la leptina y la ghrelina. La segunda de ellas es la hormona que de dice que debes comer porque tu cuerpo está al límite de tus fuerzas, mientras que la segunda es la encargada de decirte que pares. Esto no es exactamente así, pero es la explicación que utiliza el doctor y experto en nutrición Michael Breus.

Sobrepeso y otras 24 consecuencias graves de no dormir lo suficiente

De esta forma, dormir mal y aumentar de peso son consecuecias lógicas, pues tu cuerpo comienza a comer más cantidad de alimento sin realmente necesitarlo. En realidad no necesita nutrientes: lo que necesita es dormir más de 7,5 horas cada noche de forma continua.

Este es sólo un ejemplo de lo importante que es dormir lo suficiente para mantener tu organismo a punto, tanto a nivel mental como metabólico. La falta de suficientes horas de sueño de calidad son un problema constante en todo el mundo, particularmente en Occidente y países desarrollados, un problema que se debe atajar antes de que derive en consecuencias series para la salud.

El sueño junto con el ejercicio y una alimentación saludable es uno de los pilares sobre los que descansa el bienestar, y no sólo el físico, sino también el mental.

Ver ahora: