Skip to main content

La electricidad sigue siendo un bien escaso para el 11% de la población mundial

Bombilla

Andrea Núñez-Torrón Stock

30/05/2019 - 08:30

Aunque la electricidad parece extendida por todo el globo, lo cierto es que un porcentaje más que considerable de la sociedad no tiene iluminación, electrodomésticos, conexión a Internet y muchas otras prestaciones dependientes de la red eléctrica. 

El 11% de la población mundial carece de acceso a la electricidad, un porcentaje preocupante. Las expectativas para 2030 no son muy halagüeñas, ya que en ese momento 650 millones de personas seguirán sin este derecho.

Así lo ha calculado un informe conjunto elaborado por la Agencia Internacional de la Energía (AIE), la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), el Banco Mundial (BM), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la División Estadística de Naciones Unidas (UNSD).

18 trucos para ahorrar en tu factura de la luz

Eso sí, la tendencia de los países a electrificarse de forma plena es cada mayor y por ello, se han producido avances importantes en los últimos tiempos: en 2010 eran 1.200 millones las personas sin electricidad, que pasaron a ser 1.000 millones en 2016 y 840 millones en 2017, con progresos significativos en países emergentes como India, Bangladesh, Kenia y Myanmar.

El propósito de que se redujese a cero la cantidad de las personas sin electricidad para 2030 no será posible como parte de los Objetivos del Desarrollo Sostenible fijados en el marco de la ONU. De los 650 millones personas carentes de ella, la inmensa mayoría se localizarán en el África subsahariana. En concreto, nueve de cada diez. En 2017, 573 millones de personas estaban desconectadas de la red eléctrica.

Además, en la actualidad unos 3.000 millones no disponen de energía limpia para cocinar o calentar sus hogares, valiéndose de leña o carbón para ello y ocasionando un grave lastre medioambiental que incrementa las emisiones contaminantes. Esta cantidad se reducirá todavía a 2.200 millones para 2030, siendo un problema focalizado en el África subsahariana y también en Asia.