Skip to main content

El exceso de alcohol duplica el riesgo de demencia, según un estudio

alcohol

Depositphotos

21/09/2020 - 07:11

Un nuevo estudio revela que la conexión entre alcoholismo y demencia puede ser incluso más preocupante de lo que se había estimado anteriormente: aquellos que beben tanto alcohol como para perder el conocimiento duplican el riesgo de deterioro cognitivo.

Existe un importante cuerpo de investigaciones que vinculan el consumo de alcohol con las enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y la demencia. De hecho, existe un término médico para la condición denominado demencia alcohólica, también llamada síndrome de Wernicke-Korsakoff. Este problema, causado por un consumo prolongado y abusivo de alcohol, suele darse a partir de los 50 años aunque se pueden ver casos que debutan alrededor de los 30 años.

Ahora, una nueva investigación pone de manifiesto que la relación entre beber y tener demencia es más preocupante de lo que se pensaba, especialmente en el caso del consumo excesivo o las borracheras súbitas. "El consumo de grandes cantidades de alcohol en poco tiempo puede conducir a niveles neurotóxicos de alcohol en la sangre, aunque tales episodios no se reflejan completamente en los niveles de consumo promedio", apunta el equipo dirigido por el epidemiólogo Mika Kivimaki del University College London.

El estudio apunta a que tanto los niveles elevados como moderados de consumo general pueden combinarse con episodios de consumo excesivo de alcohol que provocan efectos agudos en el sistema nervioso central, como la pérdida del conocimiento.

La investigación analizó datos de siete estudios anteriores, calculando la ingesta de alcohol de 131.415 participantes en el Reino Unido, Francia, Suecia y Finlandia.Los investigadores buscaban sujetos que bebieran suficiente alcohol para desmayarse. Hallaron rebuscando entre estos datos a más de 96.000 que afirmaron haberlo experimentado, mientras que alrededor de 10.000 lo habían padecido en los doce meses anteriores.

Centrándose en dichos participantes encontraron que la pérdida del conocimiento debido al consumo de alcohol se asoció con el doble de riesgo de demencia posterior, independientemente del consumo general de alcohol. Los pacientes que reconocieron haber perdido el conocimiento durante los últimos 12 meses tenían el doble de riesgo de demencia en comparación con los bebedores moderados que no padecieron dicho evento.

Los resultados fueron los mismos para todos los participantes independientemente de la edad o el sexo. Sin embargo, cabe señalar que la correlación no necesariamente infiere causalidad. Otros elementos podrían intervenir en la conexión. No obstante, se trata de un motivo más para no abusar de las bebidas alcohólicas. 

Este artículo fue publicado en TICbeat por Andrea Núñez-Torrón Stock.