Explora la tumba del rey Ricardo III en 3D

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Explora la tumba del rey Ricardo III en 3D

Hubo una época, hace cientos de años, en la que los reyes iban a la guerra. Pero no para disfrutar del espectáculo desde una colina cercana, sino en primera línea de batalla. Luchaban, sangraban y morían junto a sus soldados.

Ricardo III fue el último rey británico que murió en el campo de batalla. Lo hizo en 1485, cuando sólo tenía 33 años. Su tumba fue hallada bajo un aparcamiento en 2012 y dos años después, tras una meticulosa investigación que incluyó el análisis del ADN y documentos históricos, se certificó que los restos hallados pertenecían a Ricardo III con un 99.99% de probabilidad.

El rey caído en batalla fue ceremoniosamente enterrado hace unos meses en la catedral de Leicester, pero ahora puedes visitar la poco regia tumba cavada en la tierra en donde fue enterrado, así como la posición original de los huesos, tal como fue encontrado. Toca esta imagen de la tumba de Ricardo III en 3D y mueve la vista o usa la rueda del ratón para hacer "zoom". También puedes usar gafas de realidad virtual, si eres el afortunado poseedor de una de ellas. Espera unos segundos a que cargue la imagen en alta definición:

King Richard III's grave by Archaeological Services (ULAS) on Sketchfab

Si pinchas en los hotspots de la imagen 3D descubrirás algunos datos interesantes sobre la vida y muerte de Ricardo III. En la calavera se pueden ver dos tremendos golpes de espada que, según los forenses, debieron acabar con su vida casi al instante, pues no llevaba casco.

Este es uno de los retratos de la época que se conservan:

Explora la tumba del rey Ricardo III en 3D

Ricardo III falleció en la batalla de Bosworth Field, en 1485. Supuestamente a manos de Henry Tudor, que poco después se convertiría en Enrique VII.

Sus hombres pudieron recoger su cuerpo y lo entregaron a unos monjes, que lo enterraron precipitadamente al lado de una iglesia. Por eso su tumba es un simple agujero en la tierra. En 2012, un grupo de arqueólogos siguió el rastro de los manuscritos de la época y otras pistas para concluir que la tumba de Ricardo III estaba bajo un aparcamiento, que en 1485 se correspondía con los aledaños de una iglesia.

En efecto, tras iniciar las excavaciones encontraron la tumba que puedes ver en la imagen 3D del principio de la noticia. ¿Cómo llegaron a la conclusión de que esos huesos pertenecían a Ricardo III?

La prueba más concluyente fue el análisis del ADN mitocondrial. Los investigadores rastrearon a los descendientes de los familiares de Ricardo III (no tuvo descendencia) y encontraron a dos primos de catorceava generación, estos dos señores:

Explora la tumba del rey Ricardo III en 3D

Su ADN coincidía con el encontrado en la tumba en un porcentaje que sólo puede coincidir con parientes de sangre.

Otros indicios se suman a estas pruebas. El esqueleto de la tumba tiene la columna torcida, propio de una persona que sufre escoliosis, lo que probablemente le hacía mostrar una pequeña joroba en la espalda:

Explora la tumba del rey Ricardo III en 3D

En la obra de teatro Ricardo III, de William Shakespeare, el inmortal escritor describía al rey como "esa araña embotellada, similar a un sapo con joroba".

Estas y otras pruebas permiten afirmar que los restos encontrados en el aparcamiento son los de Ricardo III con un 99.99% de posibilidades.

El último rey británico muerto en batalla tuvo una vida emocionante y trágica, narrada por el mismísimo William Shakespeare. Pero su otra vida más allá de la muerte ha resultado ser igual de fascinante que la recogida en los libros de historia.

[Fuente: Pop Sci]

Las 5 mejores gafas de realidad virtual