Logo Computerhoy.com

Mi gata es una ladrona: esto es lo que tuvo que hacer su dueña para calmar a los vecinos

Life
Mi gato es un ladrón: esto es lo que tuvo que hacer su dueña para calmar a los vecinos

La gata Esme es un precioso ejemplar de pelaje negro y ojos amarillos. Pero tiene un vicio que está volviendo loca a su dueña.

A Kate Felmet, vecina de Beaverton, Oregón, le encantan los gatos. Por eso tiene varios en casa. Puede permitírselo porque vive en el clásico chalet ajardinado norteamericano, en donde los gatos se pasean libremente por el vecindario.

Su gata Esme es una mascota ejemplar. No araña los muebles, se porta bien, y es cariñosa. Pero tiene un pequeño defecto: es cleptómana.

Todo los días regresa a casa con varios guantes, mascarillas, cintas del pelo, madejas de lana, y cualquier otro objeto de tela de un tamaño no más grande que un puño. Los "roba" en los garajes de los vecinos, en sus jardines o en un parque cercano, en donde los guantes de ciclista son sus principales víctimas.

 

Según explica Kate Felmet en una entrevista en la televisión KOIN 6, Esme deja sus trofeos en el descansillo de la puerta de casa, y se pone a maullar hasta que su dueña aparece. No se queda tranquila hasta que Kate la acaricia y le da las gracias por el "regalo".

Es muy común que los gatos traigan objetos a sus compañeros humanos. Lo más habitual es que se trate de un animal muerto: un pájaro, o un ratón. Se cree que lo hacen como una forma de fortalecer la relación, ya que el animal muerto es para que te lo comas...

Los gatos urbanos que viven en casas también suelen traer regalos a sus dueños, pero como no hay caza, suelen ser objetos como los que "roba" Esme: calcetines, guantes, juguetes, etc.

Este comportamiento suele ser ocasional, pero el problema de Esme es que trae varios trofeos todos los días. Esto supone un tormento para su dueña, porque los guantes de trabajo o de ciclista cuestan dinero, y ha acumulado docenas. Y no sabe a quién pertenecen.

Así que no se le ha ocurrido otra solución que colgar un cartel en su jardín con el título "Mi gata es una ladrona", y colocar en una cuerda los objetos robados, para que los vecinos vengan a buscarlos:

La curiosa idea se ha hecho viral en redes, y ha aparecido en todas las televisiones locales, como vemos en el vídeo.

Mientras tanto, la gata Esme vive ajena a estos asuntos insignificantes de los humanos: todos los días ella sigue trayendo guantes y otros objetos que encuentra por el vecindario.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Hoy destacamos

Y además