Skip to main content

Grafeno frito podría revolucionar la tecnología de baterías

Baterías de graneo más pequeñas y resistentes
user

20/01/2015 - 00:40

El grafeno es el material más conductor conocido, pero sus propiedades físicas requieren que sea alterado para su uso en baterías El supermaterial ha sido convertido en estructuras tridimensionales al rociar gotas de óxido de grafeno en un disolvente caliente

Pompones de grafeno frito podrían hacer las baterías más pequeñas y más eficientes.

El supermaterial, que apenas tiene un átomo de grosor, ha sido convertido en estructuras tridimensionales al rociar gotas de óxido de grafeno en un disolvente caliente. La nueva técnica proporciona un medio sencillo de usar el grafeno para fabricar materiales de electrodos para baterías.

El grafeno es el material más conductor conocido por el hombre, pero sus propiedades físicas requieren que sea alterado para su uso en baterías.

Como el grafeno es muy delgado y plano, su superficie es limitado. Esto es importante, ya que la superficie de un electrodo tiene un enorme impacto en la capacidad energética de la batería.

Los experimentos para hacer gotas en 3D de grafeno han tenido resultados mixtos, pero ahora científicos de materiales de la Universidad de Yonsei en Seúl, Corea del Sur, afirman haber hecho un gran avance.

El equipo utilizó un proceso comparado a freír para crear nanoesferas y microesferas de grafeno que son ideales para su uso como electrodos. Los hallazgos fueron publicados en la revista Química de Materiales.

Una batería de grafeno carga un coche eléctrico en 8 minutos.

Usando una boquilla ultrasónica los investigadores crearon microgotas de óxido de grafeno, que se dejó caer en una mezcla de disolvente orgánico y agente reductor a 160 C. Esto transformó el óxido de grafeno en grafeno, evaporó el agua y creó los famosos "pompones" de grafeno frito.

El aspecto del grafeno es el resultado de cómo se forma en el disolvente. Nanoláminas minúsculas de grafeno irradian hacia fuera del centro de la bola, lo que aumenta la superficie expuesta y mejora la transferencia de carga.

Las primeras pruebas con los pompones de grafeno mostraron que desempeñaron mejor como electrodos en comparación con las hojas estándar de grafeno. La misma técnica también se utilizó para combinar grafeno con el silicio, mejorando aún más su potencial para uso en baterías en el futuro.

En el futuro esta y otras aplicaciones de grafeno podrían utilizarse para hacer la tecnología más pequeña, más rápida y más eficiente.

El material fue descubierto por primera vez en la Universidad de Manchester en 2003, que pronto será la sede del Instituto Nacional de Grafeno, un nuevo centro de investigación que se finalizará a finales de este año. Los creadores del grafeno fueron premiados con un Premio Nobel en 2010.

Fuente: Wired

Ver ahora:

Te recomendamos