Skip to main content

La IA ya puede diagnosticar ataques al corazón con un año de antelación

latidos
-

16/09/2019 - 10:03 | Actualizado 16/09/2019 - 19:33

La tecnología se está convirtiendo en el mejor compañero de salud que podríamos tener. Además, los avances en inteligencia artificial serán un gran paso adelante para detectar patologías antes de tiempo. Ahora, un sistema de inteligencia artificial llamado RiskCardio puede detectar ataques al corazón con un año de antelación.

La tecnología médica está ahí desde hace muchísimos años, pero los avances en tecnología que podemos llevar a cuestas, como las pulseras de actividad que nos animan a movernos o los smartwatch, hacen que el proceso de ''cuidarse'' sea más sencillo.

Apple está muy comprometida con eso, y en el Apple Watch Series 4 introdujo un par de medidas para la salud, como el medidor de ECG, un sensor que realiza electrocardiogramas, y el sensor de caídas que llama directamente a contactos de emergencia (y que ya ha salvado vidas).

Ahora, sin embargo, nos referimos a análisis médicos, de los que deben hacerse en un laboratorio. Ya os hemos contado cómo la inteligencia artificial será muy beneficiosa para la salud, y el MIT está investigando una IA que permita, con precisión, saber si un paciente sufrirá una afección cardíaca en el futuro.

Como leemos en Engadget, Risk Cardio es un sistema de aprendizaje automático que puede estimar el riesgo de muerte por problemas cardiovasculares que bloquean o reducen el flujo sanguíneo.

Lo único que necesita es un análisis del ECG de unos 15 minutos y, a partir de ahí, sabe leer los riesgos para determinar si alguien morirá desde ese momento y hasta a un año vista.

La precisión, claro está, es mayor dentro de los primeros 30 días, pero es sorprendente que se pueda ''atajar'' el riesgo con un año de antelación.

Eso sí, RiskCardio aún no está en servicio. Los investigadores deben seguir introduciendo datos en el sistema para que este pueda analizar todas las variantes y ser lo más preciso posible, algo vital, literalmente, cuando hablamos de salud.

Deben introducir datos para que tenga en cuenta más etnias, géneros y edades, pero teniendo detrás a los investigadores del CSAIL y del MIT, seguro que volvemos a escuchar noticias sobre esta inteligencia artificial, o sus aplicaciones, en un futuro cercano.