Una máquina japonesa que detecta enfermedades en tu aliento

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
cirrosis hepática diagnóstico

Hasta ahora, tu aliento no servía para nada más que para asustar a las chicas y para delatar cuando has bebido al volante. Eso podría cambiar gracias al invento de la compañía japonesa que ha desarrollado una máquina capaz de realizar diagnósticos simplemente exhalando por la boquilla. Hasta el momento, ha sido capaz de detectar con éxito la cirroris hepática. Lo ha conseguido la empresa Nihon Dempa Kogyo, colaborando con la Universidad de Kitakyushu.

Esto ha sido posible debido a que los enfermos de cirrósis hepática desprenden amoníaco en el aliento de las personas enfermas. Pero ¿cómo funciona exáctamente este detector de enfermedades? Pues mediante unos cristales de cuarzo, que al ser expuestos a los gases y luego al oxígeno reaccionan, permitiendo a los médicos hacer un diagnóstico bastante acertado de la enfermedad. 

Un gadget que diagnostica tu enfermedad y que puedes tener en casa

Lo bueno de este sistema es que la sensibilidad de los cristales de cuarzo son bastante más sensibles que los métodos utilizados hasta ahora, lo que implica que hay menos posibilidades de falso positivo, o lo que es aún más peligroso: que la enfermedad pase desapercibida y se descarte. De ser así, la falta de tratamiento terminará por causar más problemas que soluciones. 

Además, el nuevo invento tarda unos 20 minutos en dar un resultado, bastante menos que el método antiguo. Y no es la única ventaja: según parece, los costes de producción y desarrollo también serían inferiores a los actuales, ya que toda la máquina gira en torno a los osciladores de cuarzo, bastante más sencillos de buscar, utilizar y reemplazar que los semiconductores o los sistemas electromecánicos. 

Tanita, el gadget que te avisa cuando tienes mal aliento

Y el caso es que aún podría ser mucho más útil, ya que este sistema de detección de enfermedades podría trascender el diagnóstico de la cirrosis hepática. Muchas enfermedades causan expectoraciones de sustancias determinadas, que pueden ser delatoras de las dolencias. Así que si la próxima vez que que estéis en el médico, si os dice "sople aquí", podría ser tengáis la cámara algo amarilla.