Material sintético hace la fotosíntesis para limpiar el aire de CO2

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
fotosintesis artificial

Fernando Uribe-Romo, un profesor de la Universidad de Florida en Estados Unidos, ha descubierto cómo activar la fotosíntesis artificial en un material sintético para limpiar el aire. Además, este proceso tiene la capacidad de convertir el dióxido de carbono y la luz solar en combustible solar, por lo que además de purificar el aire también puede generar energía. 

Este investigador ha diseñado una forma de desencadenar una reacción química en un material sintético conocido como metal-organic framework (MOF), que se trata de un compuesto formado por iones de metal coordinados con ligandos orgánicos que forman estructuras de una, dos o tres dimensiones. Esta reacción química descompone el dióxido de carbono en materiales orgánicos inocuos. 

Para que entendamos el proceso que se desencadena, los científicos señalan que se trata de algo muy similar a la fotosíntesis natural de las plantas: una vez activado, el material captura el dióxido de carbono del aire, pero a diferencia de las plantas, en lugar de convertir el CO2 y la luz solar en alimento lo que hace es producir combustible limpio.

El cambio climático en España explicado en un documental

Investigadores de todo el mundo llevan años detrás de este hallazgo. Hasta ahora solo se había podido crear combustible a partir de CO2 y luz ultravioleta, que es la que tiene energía suficiente para desencadenar la fotosíntesis artificial en materiales comunes. Por ello, el reto residía en encontrar una fórmula para conseguir que la reacción química se produjera con la luz visible, y es lo que está a punto de conseguir el equipo de Uribe-Romo. 

Seis evidencias que muestran que el cambio climático es real

El nuevo proceso tiene un gran potencial para desarrollar una solución tecnológica que permita, por un lado, reducir los gases de efecto invernadero responsables del cambio climático, y por otro explotar una nueva forma de producir energía limpia. "La idea sería establecer estaciones que capturen grandes cantidades de dióxido de carbono, por ejemplo al lado de una planta de energía", explica el investigador. "El gas se aspira en la estación, pasa por el proceso y recicla los gases de efecto invernadero, mientras que la energía permite vuelve a la planta en forma de nuevo combustible limpio".

Galería de fotosLos 10 momentos que motivaron la exploración espacialver las 11 fotos