Skip to main content

Morillas de fuego, las misteriosas setas que solo crecen después de un incendio

Morillas de fuego

Atlas Obscura

31/07/2022 - 06:30

Existen diferentes tipos de morillas, pero una variedad es especialmente difícil de encontrar. Solo aparece cuando el fuego ha arrasado con todo.

Este verano, como todos en realidad, los incendios han calcinado cientos de miles de hectáreas en todo el mundo, quemando bosques, propiedades, animales, y también llevándose por delante algunas vidas humanas. En España se han visto especialmente afectadas provincias como Zamora o Cáceres.

En muchos casos, por desgracia, el bosque tardará décadas en recuperar su esplendor anterior, si es que lo hace. Pero para una especie de hongo, un incendio supone su vuelta a la "vida". Se trata de la morilla de fuego, también llamada colmenilla de fuego, una variedad que solo crece la primavera siguiente a la aparición de un incendio.

Es un tipo de seta de aspecto cónico, con cavidades distribuidas por todo su sombrero, con un aspecto muy diferente al de una seta tradicional. Recuerda a una colmena, por eso también se la llama colmenilla:

Morillas de fuego

Maria Finn / Sfgate.com

Pese a su poco atractivo aspecto este tipo de seta, como la mayoría, es tóxica si se come cruda, pero se vuelve comestible al cocinarla.

Tiene un muy buen sabor, similar al huevo, y como solo aparece en momentos muy concretos, son muy apreciadas y alcanzan un alto valor en el mercado. Se suelen comer frescas, pero también se pueden secar para que duren más, e incluso triturarlas y convertirlas en polvo para usar como condimento en diferentes recetas.

¿Por qué las morillas de fuego solo aparecen después de un incendio? Nadie lo sabe con certeza.

Una teoría dice que crecen porque el fuego ha arrasado con todas las plantas, y no tienen competencia para subsistir.

 

Aunque, según explica Sfgate.com, la teoría más solida es que estos hongos viven en simbiosis con cierto tipos de árboles, específicamente con sus raíces. Cuando el árbol muere por el incendio los hongos salen a la superficie, convirtiéndose en setas para liberar sus esporas, que se las llevará el viento y "emigrarán" así hacia otro lugar.

No crecen en todos los climas. Según explica Directo al Paladar, necesitan que las temperaturas no bajen de 5ºC por la noche, y suban hasta los 15ºC durante el día. Suelen abundar en zonas húmedas pero soleadas, como el sotobosque junto a corrientes de agua.

La próxima primavera, muchas zonas arrasadas este verano por los incendios, serán ricas en morillas de fuego. Un triste consuelo para una gran tragedia. Pero consuelo, al fin y al cabo...

Y además