Skip to main content

La NASA investiga los efectos ambientales que ha provocado la cuarentena

Las ciudades donde más ha bajado la contaminación por el COVID 19

Laura Priego

21/05/2020 - 07:30

  • El medio ambiente parece estar tomándose un respiro de las actividades humanas debido al confinamiento mundial por el coronavirus.
  • Para comprobar cuál ha sido el impacto de que el ser humano esté aislado en su casa, se están llevando a cabo varios proyectos para conocer la calidad del aire.
  • La NASA ha ofrecido su tecnología para realizar la investigación que determinará cuánto han mejorado las cosas desde entonces.

Ahora que gran parte de las personas están confinadas a causa de la pandemia por coronavirus, el medio ambiente parece estar tomándose un respiro de las actividades humanas que le llevan perjudicando durante décadas.

Desde que apenas se había iniciado la cuarentena se ha escuchado hablar, entre otros, sobre cielos más limpios en las ciudades. Para comprobar cuál ha sido el impacto de que el ser humano haya dejado las calles casi vacías, la NASA ha ofrecido su tecnología para realizar una investigación que determine cuánto han mejorado las cosas desde entonces.

La agencia espacial está financiando 4 proyectos diferentes para descubrir cómo los bloqueos realizados por todo el mundo han afectado a que la contaminación baje. Para ello se quieren utilizar algunos satélites y recursos de datos proporcionados por la agencia.

"La NASA tiene un papel único que desempeñar en respuesta a esta crisis", ha dicho John Haynes, gerente del programa de la NASA para Aplicaciones de Salud y Calidad del Aire, en un comunicado de la agencia. "A medida que continuamos recolectando datos satelitales de observación de la Tierra a escala global, podemos ayudar a comprender los cambios globales resultantes de la pandemia, así como investigar posibles señales ambientales que pueden influir en la propagación de COVID-19".

Cada uno de los proyectos se centrará en un tema específico: desigualdades en la calidad del aire, reducción de la contaminación del aire en relación a la atmósfera a partir de datos satelitales y meteorológicos, disminución de la contaminación del aire respecto a la calidad del agua y contaminación lumínica para conocer los impactos socioeconómicos, según ha recogido Engadget.

"La respuesta mundial a la pandemia es un experimento involuntario que nos está dando la oportunidad de probar nuestra comprensión de varias fuentes de emisión de contaminación del aire", ha dicho Barry Lefer, científicos del programa de la NASA para la composición troposférica.

Leer más: La contaminación en Madrid y Barcelona se reduce a la mitad por la cuarentena del coronavirus

Actualmente, la NASA ya está trabajando en diversos tipos de monitoreo de la calidad del aire y, por el momento, parece que los datos son positivos. Apuntan a que la causa es la menor influencia del ser humano en el planeta durante los últimos meses a raíz del confinamiento.

"La gente observa los impactos del COVID-19 y ve una mejor calidad del aire con menos tráfico", ha dicho Jennifer Kaiser, investigadora del Instituto de Tecnología de Georgia, Atlanta, que ve el futuro de los aviones eléctricos como una posibilidad de ayudar a mantener unos niveles más positivos en cuanto a calidad del aire.

Desde el espacio se están captando imágenes que muestran la concentración actual de contaminación en el aire. Hasta ahora se están observando cambios en el dióxido de nitrógeno. Con esto se pueden analizar diferentes factores de un lugar en los que la economía está incluida. Pero los resultados han de registrar también las decisiones que se tomen después de que la pandemia haya llegado a su fin para comprobar sus efectos.

Este artículo fue publicado en Business Insider España por Laura Priego.