Skip to main content

La NASA quiere llegar a Marte con energía nuclear

La NASA experimentará con energía nuclear para fabricar un cohete capaz de ir a Marte.

14/08/2017 - 10:30

¿Cómo de potente tiene que ser un cohete espacial para llegar hasta Marte? Al parecer, bastante más que los más modernos de los que disponemos. Así lo piensa la NASA, que ha vuelto a abrir la puerta a una tecnología cuyas posibilidades en exploración espacial parecían olvidadas: la fusión nuclear.

La energía nuclear de propulsión es una idea bastante popular en la ciencia ficción. La NASA ya realizó algunos experimentos con ella en los años 70, aunque los riesgos de utilizarla superaban entonces los beneficios. En su lugar, envió las misiones Apolo a la Luna con combustible convencional, mucho menos potente y eficiente. 

No obstante, si la agencia quiere cumplir su objetivo de enviar una misión tripulada a Marte, debe sacar todo un conejo de la chistera. Necesita una fuente de energía que acorte varios meses el viaje hasta el planeta rojo, reduciendo así la exposición de los astronautas y la nave a la radiación espacial. Las opciones no son demasiadas, así que han terminado volviendo la vista a la energía nuclear.

Para investigar si es posible equipar un motor de este tipo en una nave tripulada, la NASA ha adjudicado un contrato por valor de 18 millones a BWXT, una compañía especializada en generar energía atómica. Su reto consiste en crear un motor atómico lo suficientemente potente como para ir y volver a Marte sin poner en riesgo -al menos no demasiado- la vida de los astronautas.

No te quedes sin la camiseta de la NASA que está de moda

No es la primera vez que la NASA experimenta con energía nuclear, como ya hemos dicho. En la anterior ocasión se encontraron con un problema aparentemente insalvable: para que un motor de este tipo funcione, debe calentarse a más de 2.000 grados centígrados, una temperatura bastante elevada que puede provocar una explosión.

La disyuntiva está ahí: si queremos explorar el Sistema Solar necesitamos una mejor fuente de energía para nuestros cohetes. De lo contrario, jamás seremos capaces de ir más allá de Marte con los mayores riesgos posibles.

[Fuente: NASA]