Skip to main content

Nuevo tratamiento favorece la regeneración de tejidos y huesos

regenerar hueso

03/10/2017 - 18:58

Científicos de la Universidad de Birmingham han descubierto una nueva forma de reparar tejidos y huesos dañados inspirada en el proceso de curación natural.

Un equipo de científicos de la Universidad de Birmingham en Reino Unido ha descubierto una nueva forma de reparar tejidos y huesos dañados. Se trata de un método artificial basado en el uso de nanopartículas de tienen la capacidad de imitar el proceso de curación natural de nuestro cuerpo.

Las fracturas de huesos son uno de los problemas óseos más frecuentes. La comunidad médica espera que la cifra de pacientes con huesos rotos por osteoporosis, fragilidad u otras causas se duplique para el año 2020, con el consiguiente gasto que esto supone para los sistemas sanitarios de todo el mundo.

Cuando nos encontramos ante fracturas complejas, que suponen un riesgo significativo para la salud del paciente o que no se curan bien, los médicos aplican distintos tratamientos para favorecer la curación del hueso. No obstante, los enfoques actuales presentan limitaciones significativas. Por un lado, los injertos autólogos, que son los que cosechan hueso del propio paciente, no pueden satisfacer la demanda y causan la morbilidad del paciente. Por otra parte, el hueso alogénico carece de factores bioactivos, y los enfoques basados en el crecimiento pueden presentar graves efectos secundarios.

Teniendo en cuenta las debilidades de los tratamientos actuales, la comunidad científica trabaja para encontrar nuevas alternativas que permitan generar grandes volúmenes de hueso. En los últimos años, la investigación se ha centrado en los enfoques basados en células, pero esta opción se enfrenta a problemas éticos y de regulación.

Nuevo tratamiento para curar las fracturas de huesos graves

La nueva solución que proponen estos investigadores ofrece las ventajas de las terapias basadas en células pero sin el uso de éstas. Lo que hace es aprovechar la capacidad regenerativa que tienen unas nanopartículas llamadas vesículas extracelulares, que se generan de manera natural durante la formación ósea. 

Los investigadores consideran que sus hallazgos suponen el primer paso en una nueva dirección para la regeneración de tejidos, que además también tiene potencial para contribuir a la reparación de huesos, cartílagos y dientes. "Aunque nunca podamos imitar completamente la complejidad de las vesículas producidas por las células en la naturaleza, este trabajo describe una nueva vía que aprovecha los procesos naturales de desarrollo para facilitar la reparación de tejidos duros", afirma Sophie Cox, uno de los miembros del equipo.

Ver ahora: